Limpieza ve inviable la contratación de los 187 por su alto coste salarial

06/03/2020

El Ayuntamiento calcula en 6,5 millones de euros el gasto en sueldos si se incorporara a los barrenderos que han denunciado contrataciones en fraude de ley. El tripartito advierte de que se quebraría la estabilidad

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria considera «inviable» la contratación de los 187 trabajadores despedidos por el órgano de Limpieza y que estos días se manifiestan en las puertas de las oficinas municipales para reclamar su reincorporación al servicio. Los barrenderos entienden que sus contratos se hicieron en fraude de ley tanto por el tipo de contratación como por la duración, pero el Consistorio capitalino desecha la posibilidad de readmitirlos en sus puestos por sus costes salariales, que derivarían en incumplimiento del principio de estabilidad presupuestara; porque supondría un exceso de personal respecto a las vacantes existentes y al dimensionamiento del servicio; y, en tercer lugar, porque imposibilitaría ejecutar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) acordada con la plantilla.

En las cartas de despido entregadas a los 187 trabajadores afectados por la regulación de empleo de enero, se detalla que el coste salarial derivado de un posible incremento de la plantilla con este grupo rondaría los 6,51 millones de euros al año, de los que 4,89 millones se corresponderían a sueldos y otros 1,62 millones de euros en cuotas a la Seguridad Social. Lo que esto conllevaría sería un incumplimiento del principio de estabilidad presupuestaria por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

A ello hay que añadir el sobredimensionamiento de la plantilla. En estos momentos, hay unas 115 vacantes pero la aplicación de una sentencia obliga al Ayuntamiento a incorporar a un grupo de otros 138 empleados que formaban parte del programa de Limpieza Lineal de Barrios. En este caso, la contratación se hizo por nueve meses y sus beneficiarios se han tenido que incorporar en virtud de una demanda de despido colectivo presentada por el sindicato Co.bas. Además, se ha tenido que hacer una reserva de 3,29 millones de euros para pagar los salarios dejados de percibir por estas 138 personas en el último año.

En total, si se sumaran los 138 a los 187 resultaría un número total de incorporaciones que ascendería a 325, lo que «resulta absolutamente inviable».

Carencias históricas

Pese a ello, en el escrito se reconocen las carencias históricas de personal que ha padecido el servicio municipal de Limpieza, lo que ha tenido repercusiones en la atención a la ciudad. «Como consecuencia de la falta de crecimiento de la plantilla, en concordancia con los cambios experimentados por el municipio, no han podido atenderse, en muchos casos, las necesidades de todos los distritos, barrios y sectores del municipio en los que vienen produciéndose situaciones graves de falta de atención y quejas vecinales por falta de prestación del servicio o por deficiente prestación del mismo», se señala en el documento.

Los informes reconocen que la falta de personal ha afectado a la imagen de la ciudad y a la salud pública

En otro momento, también se detalla que «la falta de limpieza viaria y de recogida tienen clara incidencia en la imagen del municipio (...), en la calidad de vida de los vecinos y sus visitantes, y en la salud pública en general».

Además, se apunta que la contratación de estos trabajadores imposibilitaría la aplicación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) consensuada con el comité de empresa de Limpieza Viaria.

Precisamente el hecho de que no se apliquen los acuerdos de la RPT es el que ha llevado esta semana a los sindicatos Co.Bas, Sepca, Intersindical Canaria, UGT y CC OO a anunciar movilizaciones. Entre otras cosas, demandan la activación de la partida de 800.000 euros acordada en concepto de mejoras salariales para la plantilla. En su comunicado, los representantes sindicales denunciaban que «seguimos estancados en la casilla de salida y siguen estirando la aplicación de la RPT en cada nueva reunión».

Preocupación

Por otro lado, el portavoz de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria (CC-UxGC) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Francis Candil, lamenta la situación que vive en materia de personal el servicio municipal de Limpieza del Ayuntamiento. El edil manifestó su preocupación por los trabajadores del servicio municipal «con respecto al anuncio que ha hecho el comité de empresa de Limpieza Viaria de llevar a cabo movilizaciones, exigiendo la puesta en marcha de la RPT que se firmó el año pasado».

«El alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, y la responsable del área, Inmaculada Medina, vuelven a demostrar una vez más su incompetencia para dar solución a este problema, ya que en el área de Limpieza del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, en materia de personal, existe un caos monumental, y se está lejos de conseguir una salida», denunció Francis Candil.

Asimismo, el concejal nacionalista manifestó que «la realidad es que en el mes de abril se estaba firmando una Relación de Puestos de Trabajo con el acuerdo con los representantes de los trabajadores, y apenas unos meses después se estaba contratando a 187 trabajadores al margen de lo que la RPT decía, no se contrataban técnicos y no se centraba en los elementos de mejora salariales que también se hablaba».

Con todo ello, para Francis Candil «es evidente que este Ayuntamiento toma decisiones de manera caótica, y al final la solución viene de la mano de los juzgados».

El edil insistió en que «todo esto evidencia una situación de caos en materia de personal y que la firma del acuerdo con los sindicatos fue una cuestión meramente electoral para quedar bien antes de que se celebraran las elecciones en el año 2019».

En esta línea, el concejal expresó que desde CC-UxGC «no nos extrañamos de que haya esta convocatoria de movilizaciones, porque en los próximos meses se presentan unos tiempos revueltos en materia de personal en Limpieza de Las Palmas de Gran Canaria».

Este periódico intentó conocer, por tercer día consecutivo, la versión de la concejala de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Inmaculada Medina, respecto a la situación de los 187 trabajadores. Como en las jornadas precedentes, el grupo de gobierno obvió la solicitud de información con un silencio.