Limpieza no tiene contenedores de repuesto

27/09/2019

El Ayuntamiento indica que se ha quedado sin depósitos de basura ante los ataques vandálicos al mobiliario municipal. Los atentados con fuego en los últimos cinco años han costado 293.740 euros

El área de Limpieza del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria asegura que en estos momentos no tiene stock de contenedores de basura suficientes para responder a los ataques vandálicos con fuego que se están viviendo en la capital. Este hecho se relaciona directamente con los problemas del servicio de recogida de residuos, ya que al haber menos depósitos en muchas ocasiones la basura rebosa y acaba tirada por las calles.

Se ha convertido en una grotesca estampa habitual en muchos puntos de la ciudad. Contenedores calcinados, ya sean los grises de residuos orgánicos, o los amarillos, azules o verdes de recogida selectiva para el reciclaje. La proliferación de estos actos vandálicos está originando muchos problemas al servicio de Limpieza, tanto en la cantidad de basura que se amontona en las calles como en el gasto económico que esto supone.

Desde el año 2015, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha tenido un coste económico de 293.740 euros debido a los contenedores quemados en las calles de la ciudad. Este 2019, en datos consignados solo hasta el 31 de junio, ya la carga a las arcas municipales había sido de 17.542 euros por 31 contenedores abrasados. Unos 565 euros por depósito.

Ese es el censo actualizado de contenedores quemados que ofrece en estos momentos el gobierno municipal, sin embargo el número ha crecido durante los meses de julio, agosto y septiembre. Incluso en sus canales oficiales de las redes sociales, desde el área de Limpieza indican que uno de los principales problemas con los que se encuentran es que no disponen de reservas para sustituir los que son pasto de las llamas.

El problema lleva años instalado en la capital. Aunque es cierto que en los dos últimos años ha descendido el número de incidencias. En 2018 se cuantificaron 51 contenedores quemados, lo que reducía a la mitad el dato en relación a 2017 cuando se cuantificaron 105.

En los últimos años, la cifra más alta de depósitos de basura calcinados se dio en 2016, cuando se llegaron a sumar 124 contenedores quemados, con un coste económico para el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de 89.243 euros. Un total de 719 euros por contenedor.

El más quemado.

El contenedor preferido por los pirómanos de la basura es gris de basura orgánica –los grises– de 1.000 litros. En los datos que maneja el Ayuntamiento de la capital hasta el pasado 31 de junio se habían quemado 13 de estos depósitos. Después, el modelo de contenedor que más ha sufrido la ira de los vándalos es verde de vidrio con capacidad de 2.700 litros, ya que se quemaron siete hasta el pasado 31 de junio.

El año 2018 el tipo de contenedor más quemado fue el amarillo de envases de 3.200 ya que fueron atacados un total de nueve depósitos. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria espera resolver próximamente y recuperar el número de contenedores que antes se encontraban distribuidos por las calles de la capital de la isla.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados