Las aguavivas mantienen el veto al baño en Las Canteras

16/08/2019

La plaga de medusas que afecta a la costa norte de la capital propicia que la recomendación de no entrar al agua se mantenga estos días. Los puestos de la Cruz Roja atienden a una media de 70 personas en un ciclo diario que supera en una proporción muy alta a los veranos precedentes.

La megafonía de Las Canteras replica cada media hora el aviso de precaución; la bandera que marca los ciclos de la playa anuncia el riesgo, en un variación constante entre el amarillo y el rojo, de meterse en el agua ante la inusual plaga de aguavivas que se ha que quedado a vivir este verano en la playa emblema de la capital, pero la Cruz Roja está atendiendo cada día aproximadamente 70 personas por picaduras.

Ante ese escenario, más trabajo preventivo. Jonás Ramos, uno de los responsables del servicio de Cruz Roja en la zona, avisa de que este fin de semana la precaución obliga a otro fin de semana sin bañistas.

Ramos lleva años trabajando en la playa. Y desde hace mucho tiempo no vivía una situación como la actual. «Llevamos ya varias semanas con esta situación. Por poner un ejemplo, el pasado jueves atendimos a 55 personas con picaduras en el puesto que está por el Reina Isabel y 26 en La Cicer. Pero el día anterior fue al revés, 59 en La Cicer y 15 en el Reina», comenta.

El responsable de servicio de Cruz Roja explica que este cambio de tendencia es inexplicable, y que está sujeto a los ritmos de las propias medusas, tan complejos de conocer como su propio origen. «Para este fin de semana mucho tiene que cambiar el escenario para recomendar el baño. Vamos a seguir pidiendo que la gente no entre al agua».

Las aguavivas mantienen el veto al baño en Las Canteras

El trabajo de Cruz Roja va en consonancia con el de Ciudad de Mar, que está reforzando todo el servicio de avisos a los bañistas en la playa con constantes mensajes por megafonía. Además, el servicio de limpieza actúa recogiendo de manera permanente y continua cuando la marea baja y las aguavivas van quedando en la orilla.

Al menos, según Ramos, el fenómeno que está invadiendo Las Canteras estos días «es de las medusas de tipo común, las clavel. No son las portuguesas cuya picada es mucho más peligrosa».

La causa.

Nadie tiene una explicación sobre los motivos que han originado este capítulo excepcional del verano palmense. Fernando Tuya es biólogo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y uno de los investigadores más reputados sobre el entorno de Las Canteras. Desde su perspectiva es muy complicado comprender las razones de esta situación. «Estamos viviendo un fenómeno mucho más intenso de lo habitual, pero es muy complejo porque las aguavivas están muy poco estudiadas, apenas se sabe nada de ellas», expone.

Lo que sí avanza Tuya es que su origen está vinculado a un escenario que no tiene ninguna relación con lo que sucede en la playa de la barra hacia dentro. «Las medusas vienen con la marea y se producen mar adentro, no tiene nada que ver con cuestiones que estén relacionadas directamente con la playa. Ni por causas naturales ni mucho menos con vertidos ni nada semejante. Es más, si el tiempo fuera de sur la propia inercia de la marea las llevaría en otra dirección y no estarían ahora en Las Canteras», explica.

Fernando Tuya, que entre otras publicaciones destaca por las vinculadas a la vida submarina de la playa de Las Canteras, incide en que este ocasional fenómeno es impredecible y complejo de afrontar. «Las medusas nacen en alta mar, por eso conocemos tan poco de ellas. Tienen esa fase pelágica en la que nacen en el fondo y la segunda en la que cobran la forma que le conocemos y van con la corriente en el mar. Nos cuesta conocer su origen y los motivos porque llegan a un lugar determinado», insiste en su intervención.