La Onda Atlántica cortará la GC-1 el último domingo de este mes

12/10/2019

La instalación de dos nuevas piezas obligará a cerrar la avenida marítima durante unas horas por la noche. El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste, confía en que el paso esté abierto al público entre noviembre y diciembre.

El montaje de las piezas que conforman la pasarela peatonal Onda Atlántica, que unirá el mercado del Puerto con el entorno del acuario Poema del Mar sobre la GC-1, obligará a cortar la totalidad de la autovía al tráfico a fines de mes. En principio, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria está barajando la noche del 26 al 27 de octubre para proceder a la instalación de este nuevo tramo. Durante unas horas, toda la circulación que pasa por la avenida marítima se tendrá que desviar y lo más conveniente será transitar por Eduardo Benot en dirección a La Isleta o por la calle Gran Canaria, en dirección sur.

Las dos nuevas piezas que se están ensamblando y soldando en estos momentos en el muelle de Sanapú, tienen una longitud de unos veinticinco metros y unas 35 toneladas de peso. Ya de por sí tienen unas dimensiones algo superiores a las del resto de la pasarela, que, como promedio, rondan los veinte metros y pesan unas veinte toneladas.

La dificultad de la operación de fin de mes reside básicamente en mover las dos piezas soldadas y colocarlas de modo que comience el vuelo sobre la autovía.

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste, explicó que «luego hay que trasladar la pieza entera, que mide más de cuarenta metros» y apoyarla sobre la cimbra, el armazón que sirve para sostener el puente durante la construcción y que ya está preparado sobre el muro que separa la zona portuaria de la ciudadana. «Una vez hecho esto, se retira la cimbra y la pasarela se quedará apoyada sobre cuatro puntos de hormigón», añadió el edil.

Estas dos piezas tenían que haberse instalados a fines de septiembre pero los trabajos han sufrido un retraso como consecuencia de la aparición de «una tubería de abastecimiento que no estaba prevista en la Avenida de los Consignatarios, lo que nos ha obligado a acometer una obra de protección de la tubería en el vallado del Puerto». El concejal de Urbanismo reconoció que «nuestra idea era hacerlo en septiembre pero antes hemos tenido que buscarle una solución a este problema imprevisto».

La adición de estos dos tramos al esqueleto de la Onda Atlántica supondrá la culminación de la mitad de la estructura ya que con ellos se habrá instalado siete de las catorce piezas en que se ha dividido el recorrido entre las dos orillas del istmo de La Isleta.

Precisamente, el tema de los retrasos motivó esta misma semana una queja por parte del Partido Popular en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Su portavoz municipal, Pepa Luzardo, criticó los ritmos de trabajo «impropios» de una ciudad como esta.

Pese a todo, en el Consistorio capitalino se trabaja con la previsión de que la pasarela pueda ser transitable «entre noviembre y diciembre». El concejal de Urbanismo apuntó que el puente podría abrirse al público antes de la instalación de los paneles solares -que irán sobre una superficie de unos cien metros cuadrados-, aunque este equipamiento es necesario para generar la electricidad que se suministrará a las luces led de bajo consumo que se colocarán a lo largo de la estructura.

El puente tendrá una superficie construida de 1.801 metros cuadrados y 6,24 metros de ancho, de los que tres serán transitables. En cuanto a su altura, alcanzará los 5,5 metros en su punto más alto, sobre la GC-1.