La ciudad llora al edil Paulino Montesdeoca y evoca su talante

15/02/2019

Superada la sorpresa inicial, la capital despidió ayer al concejal del PP. Los que lo conocieron destacaron su pasión política y su capacidad de entendimiento para llegar a acuerdos con todos

El legado que deja Paulino Montesdeoca, tras su fallecimiento a los 51 años de edad por un cáncer, es un reguero de buenos recuerdos, sin importar si quien los comparte fue compañero de bancada política o un adversario. Abogado, jefe de servicio de Obras Públicas del Cabildo de Gran Canaria, concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, así como portavoz municipal, y director general de Patrimonio y Contratación del área de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias, Montesdeoca siempre destacó por su capacidad de trabajo.

La exalcaldesa Pepa Luzardo, que lo conocía desde que tenía 16 años, resaltaba ayer «su pasión y su capacidad de lucha». En su opinión, «se va una gran persona y un político muy capaz, muy elegante y leal».

Recuerda todavía la llamada que le hizo Montesdeoca para anunciarle el derrumbe de Pancho Guerra, que quitó la vida a tres vecinos. En aquel drama, los afectados recuerdan su «humanidad» y su disposición a colaborar en todo momento. «Nos sentimos muy arropados con él y con Ángel Sabroso», expuso el que fue portavoz de los vecinos afectados por el derrumbe, Rafael Morales, «fue un político cercano y su recuerdo resulta muy entrañable, dentro de la tragedia que tuvimos que soportar».

Quien lo conoció bien fue Miguel Jorge Blanco, parlamentario regional del PP. «Para mí ha sido siempre un amigo fraternal». Lo rememora como «alguien muy capaz, con un conocimiento muy grande del derecho y con una capacidad enorme para estar siempre cerca de la gente, con un carisma especial».

Su etapa más prolífica fue la de concejal. No solo por los cambios que introdujo en la organización de la Policía Local, sino también por su papel en el mantenimiento de Guaguas Municipales como servicio público. «La empresa estaba en la bancarrota y la levantó», indica Pepa Luzardo, «cuando llegamos no había dinero ni para pagar las nóminas».

De ello da fe el que era el representante de los trabajadores de Guaguas, Rafael Marrero. «Era una etapa difícil pero conseguimos sacar adelante la empresa», explicó. «Tenía mucho talante y fue siempre muy querido por los trabajadores», añadió. El Sindicato Unificado de Guaguas envió ayer una corona como muestra del respeto que tenía por el concejal. Marrero también explicó que como abogado asesoró a boxeadores como Ferino V y Carmona.

Montesdeoca dejó la vida política en 2008, después de defender la necesidad de que el PP se renovara y por sus diferencias con el entonces líder indiscutible de los populares, José Manuel Soria. Su retorno al despacho de abogados lo hizo también sin escándalos, como señala el que fuera concejal del PSOE Néstor Hernández. «Habla bien de él el hecho de que el conflicto que tuvo con su propia organización política lo encajara tan bien y nunca hiciera ningún reproche público», expuso el exedil de Urbanismo socialista, «no se tenía que haber ido, estaba siempre pendiente de lo relevante, del factor humano».

También lo recuerda así el actual alcalde, Augusto Hidalgo, quien se reconoció impactado por su muerte. Destacó «su valentía en política a la hora de defender sus ideas, cosa que le hizo acabar antes de tiempo su carrera política, probablemente, lo que le honra».

El expresidente de la Autoridad Portuaria, Luis Ibarra, indicó que «llevaba la política en la sangre y el diálogo como instrumento. Se va justo cuando escasean personas como él, y encima era un enamorado del Granca».

GOIA.

El Grupo Operativo de Intervención y Apoyo (GOIA) de la Policía Local fue creado bajo su mando como concejal de Seguridad. También impulsó la creación de la unidad turística de la Policía Local de la capital, con sede en un balneario de la playa de Las Canteras.

Participación.

Su dirección política condujo a la elaboración del reglamento de participación ciudadana y a la adaptación de la estructura administrativa de la ciudad a la Ley de Grandes Ciudades, con la aparición de las juntas de distrito.

Cámaras.

Paulino Montesdeoca también impulsó la creación del actual logotipo del Ayuntamiento capitalino, la instalación de cámaras de videovigilancia en los alrededores del parque de Santa Catalina y participó en la colocación de los radares de tráfico en la GC-1.