La calle Buenos Aires se tambalea

13/11/2018

Una plataforma vecinal presenta más de un centenar de firmas en el Ayuntamiento denunciando que sus casas «se mueven» con el tránsito del tráfico pesado por la céntrica vía de la capital

Vecinos y comerciantes de la calle Buenos Aires, en la zona de Triana, denuncian que sus viviendas «tiemblan y se tambalean» debido a la gran cantidad de tráfico pesado que hay «día y noche» en la calle. Este asunto fue incluso abordado en el pleno del Ayuntamiento por el PP, «porque ante la falta de atención que nos da el gobierno municipal hemos tenido que recurrir a la oposición».

Buenos Aires mantiene su porte singular, con sus edificaciones centenarias. Este paisaje peligra en palabras de la plataforma ciudadana Paremos los ruidos, ente sobre el que se quieren manifestar manteniendo sus identidades sin visibilidad.

La plataforma, en síntesis, señala que «Buenos Aires se ha convertido en los últimos tiempos en una vía para el paso libre y continuado de vehículos pesados que, además de resentir los viejos cimientos, generan tal ruido que hacen imposible la normal habitabilidad y el descanso de los residentes».

Ante este escenario, han presentado más de un centenar de firmas en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, pero sin recibir respuestas desde la administración. «La situación se ha vuelto todavía más grave desde el comienzo el año pasado de las obras en Primero de Mayo. Esto ha hecho que todas las guaguas que pasaban por ahí se hayan desviado por esta calle, pasando más de veinte líneas, entre Municipales y Global, por una zona en la que la mayor parte de los edificios fueron construidos entre 1890 y 1950», exponen.

Temor.

El nivel de su queja crece cada día, ya que indican que pasan «mucho miedo. A varios vecinos se les han caído los falsos techos de sus viviendas. Y cuando se juntan muchas guaguas y camiones bajando tienen que hasta salir a la calle por como tiemblan sus residencias».

En definitiva, lamentan varios aspectos que son los que fundamentalmente dan relieve a su escrito de protesta ante el Ayuntamiento. Fundamentalmente denuncian que en la calle no se cumplen los límites de velocidad y se ha vuelto muy peligrosa; a su vez, exigen que haya un mayor control sobre los vehículos pesados que circulan por ella y que se muestre una mayor restricción para abordar la contaminación tanto ambiental como acústica.

La plataforma ciudadana muestra además los problemas de convivencia que se dan en el tráfico de la zona. «Esta calle no tiene ninguna zona habilitada para la carga y descarga, a pesar de contar con comercios y locales de restauración. Esto provoca que los proveedores se sitúen en la zona de la parada de guaguas, por lo que se ocasionan follones importantes de tráfico. Esto debería ser regulado y generar zonas específicas para ello. Y hay que añadir que es una calle peligrosa porque cuenta con unas aceras muy estrecha», dicen.

Afectados.

Por ello piden que «mucho del tráfico pesado que baja por esta calle se derive a la circunvalación, que para algo se hizo. Y este es un problema que no solo nos afecta a los de esta calle, las calles que se encuentran alrededor padecen los mismos problemas».

Aseguran los miembros de la plataforma ciudadana Parar los ruidos que estas circunstancias que denuncian están causando muchos problemas de enfermedades en la zona. «Gente que con el ruido por la noche no puede descansar y que ha tenido que, incluso, acudir a tratamientos en psiquiatras por culpa de esto».