Entrevista con Ahmed Moussa

«España y Marruecos son socios aliados»

28/07/2019

Con motivo de la celebración, el próximo martes, de la fiesta conmemorativa del aniversario de la subida de Mohamed VI al trono de Marruecos, el cónsul general de ese país en Canarias contesta, a través de cuestionario, a preguntas sobre las relaciones entre su país y España, así como el nuevo horizonte que se abre con la llegada de Ángel Víctor Torres a la Presidencia canaria.

— Se cumplen 20 años de la llegada al Trono de Mohamed VI. En líneas generales ¿qué ha aportado al país ?

— Ha aportado progreso y modernidad a su país. Si tuviera que definir en pocas palabras el balance de estos 20 primeros años de reinado, citaría en primer lugar las siguientes: progreso, modernidad, estabilidad, seguridad y consolidación del proceso democrático. El monarca es muy querido por el pueblo marroquí por su cercanía a este y por las numerosas y ambiciosas reformas llevadas a cabo en el país desde su llegada al trono, que conciernen los dominios político, económico, social y cultural.

— En concreto, ¿qué avances se han producido?

— Se ha logrado poner las bases de un país moderno con grandes obras de infraestructuras como son el puerto Tanger-Med, un verdadero pulmón económico junto a los de Casablanca, Nador y Agadir; el tren de alta velocidad y las infraestructuras ferroviarias, las autopistas, carreteras y puentes, las reformas de los principales aeropuertos del país, las grandes estructuras creadas de energía renovable, tanto la eólica como fotovoltaica así como las infraestructuras en urbanismo...

— ¿Y en la política interna y exterior del país?

— En el concierto de las naciones, Marruecos está más presente en todos los principales foros mundiales y en los cinco continentes, además de su notable rol en el refuerzo del diálogo interreligioso, el fomento de la coexistencia y los valores de la paz a escala mundial... El proceso de democratización está consolidado con ya tres elecciones libres generales, regionales y municipales cuyos resultados reconocen todos los partidos políticos. El monarca ha impulsado reformas como la promoción de los derechos humanos, los avances logrados de los derechos de la mujer marroquí, la regionalización avanzada, la liberalización de la economía, del sector de medias y el audiovisual.

— ¿Y qué papel ha jugado el rey en las relaciones con España?

— La relación fraternal entre Felipe VI y Mohamed VI constituye un factor fundamental que da una gran impulso al desarrollo de las relaciones bilaterales y consolida aún más la amistad y el respeto mutuo entre los dos Estados y sus respectivos pueblos. En 2010 Mohammed VI expresó la solidaridad de Marruecos con España en la difícil coyuntura de crisis económica y su compromiso para favorecer nuevas condiciones económicas propicias para la creación de riquezas conjuntas, facilitando así a las empresas españolas su introducción en los diversos sectores del mercado marroquí. De hecho desde 2015, España es el primer socio comercial de Marruecos y primer cliente en Europa con unos 14.500 millones de euros de flujos bilaterales. También es el tercer inversor en nuestro país, con más de 800 empresas españolas establecidas en el reino vecino.

— ¿En qué estado se encuentran actualmente estas relaciones?

— Están en su mejor momento, un excelente entendimiento. De hecho el mes de febrero pasado los reyes de España efectuaron su primera visita de Estado a Marruecos, durante la cual quedó reflejada una notable evolución de las relaciones bilaterales. Una visita histórica que dio un nuevo impulso cualitativo a estas relaciones con la firma de 11 acuerdos en una ceremonia presidida por los dos monarcas. Estos nuevos acuerdos consolidan un «partenariado estratégico global». «Un hecho nuevo» en términos del ministro marroquí de Exteriores, Nasser Bourita «que expresa una voluntad compartida de elevar las relaciones bilaterales a un nivel aun mas superior y más ambicioso».

— ¿Sigue siendo la seguridad y la lucha contra el terrorismo yihadista el mayor desafío de Marruecos, España y, en general, el Magreb?

— El terrorismo de cualquier naturaleza que sea es un fenómeno que hay que combatir enérgicamente. La lucha antiterrorista es uno de los desafíos comunes en los que afortunadamente hay desde hace tiempo una colaboración muy estrecha entre los dos países. España y Marruecos son socios aliados que han intensificado la colaboración y las iniciativas que contribuyen a garantizar la paz, la seguridad y la estabilidad, no solo en los dos países sino a nivel regional y mundial.

— En los últimos meses hemos asistido a una desestabilización en Argelia. ¿Preocupa esa situación en Marruecos? ¿Qué desea Marruecos para ese país vecino?

— Marruecos siempre ha deseado la estabilidad para su vecino del Este. Los pueblos de Marruecos y de Argelia mantienen históricamente una relación solidaria y de buena vecindad. Los marroquíes deseamos ver que nuestros vecinos argelinos solucionen sus asuntos internos de manera que la transición política en ese país sea pacífica y ordenada. En respuesta a las aspiraciones históricas de los pueblos, los gobiernos de los países del Magreb han apostado por la construcción de la UMA, un conjunto de integración regional de los 5 países que se creó hace más de dos décadas. En este marco, el Gobierno de Marruecos no ha cesado de pedir a su homologo argelino la reapertura de las fronteras terrestres para hacer avanzar dicho proyecto regional muy beneficioso para ambos pueblos y que dará más estabilidad a la región. Considero que es un gran error seguir entorpeciendo el proceso de la integración del Magreb y el desarrollo de la UMA.

— ¿Es Marruecos optimista sobre una solución al conflicto del Sáhara Occidental a medio o largo plazo?

— Marruecos es coherente y seguro de sí mismo en todo lo que concierne a su integridad territorial. Nuestra posición la confirma el ministro de Asuntos Exteriores subrayando que Marruecos mantendrá su adhesión a la dinámica de relanzamiento del proceso político impulsado por el secretario general de la ONU. El estatuto de autonomía para el Sáhara propuesto por el reino de Marruecos es la solución más adecuada para resolver definitivamente el contencioso. Si las otras partes aceptan la preeminencia de la iniciativa marroquí de autonomía como solución política justa, realista, pragmática y duradera del contencioso, se acabaría definitivamente este diferendo artificial. El Consejo de Seguridad de la ONU ha reiterado la preeminencia de este plan de autonomía, calificándolo como serio y creíble. Además, no hay que olvidar que la inmensa mayoría de la población saharaui está integrada en Marruecos y apoyamos a nuestro rey y el proyecto de autonomía en el marco de la soberanía del reino de Marruecos.

— El Gobierno de Canarias presidido por Fernando Clavijo apostó claramente por la internacionalización de la economía canaria, con Marruecos como uno de los mercados. ¿Qué le aconseja en ese sentido al nuevo Gobierno de Angel Victor Torres?

— Los gobiernos de España presididos por los socialistas Felipe Gonzalez, José Luis Zapatero y actualmente el Sr. Pedro Sánchez han mantenido y mantienen unas muy excelentes relaciones con Marruecos. Agradezco mucho a los dos gobiernos precedentes de Canarias la apuesta por el desarrollo de los lazos históricos de amistad, buena vecindad y cooperación con Marruecos que es el país vecino más cercano en Africa-Tarfaya dista de Fuerteventura un poco mas de 90 kilómetros-. He felicitado al nuevo presidente de Canarias por su éxito en estas elecciones y hago votos para desarrollar aún más la relación que une a los dos territorios fronterizos.

— ¿En qué ámbitos se desarrollaría esta relación bilateral?

— Estoy a la disposición del nuevo Gobierno para seguir fomentando la cooperación en los ámbitos económico y comercial y en proyectos de cooperación descentralizada. En concreto en dominios en los que Canarias es una referencia, como son, entre otros, el turismo, las energías renovables, la desalación de agua, la educación y la formación, la salud, la buena gobernanza, el urbanismo, medio ambiente y cultura. También nos gustaría que las empresas canarias participen en las licitaciones de las obras públicas que se realizan en las regiones marroquíes vecinas.