El exjefe de la Policía también recurre la elección de su sucesora

19/01/2020

La batalla judicial desplegada en torno al cese del comisario principal se extiende también al nombramiento de la siguiente responsable del cuerpo con una nueva demanda.

J. Darriba / las palmas de gran canaria

La pugna judicial y administrativa que se ha desatado en torno a la sustitución del jefe de la Policía Local ve abrirse un nuevo frente. Si el cese del comisario principal, Carlos Saavedra Brichis, ha sido denunciado en el juzgado de lo contencioso-administrativo número 5, la designación de su sucesora al frente del cuerpo, Carmen Delia Martín Mederos, ha sido demandada en el juzgado de lo contencioso-administrativo, 3.

La demanda contra el nombramiento entiende que se ha producido desviación de poder y que además se vulnera el principio de jerarquía por el que se rigen los cuerpos policiales.

La argumentación que emplea el abogado Alberto Hawach acusa al Ayuntamiento de generar «una absurda antinomia jurídica», esto es una contradicción entre dos preceptos legales.

Se refiere al hecho de que el principio de jerarquía obligaría a mantener al frente de la Policía Local al superior jerárquico con mayor rango, tal y como consagra la Ley Estatal de la Institución Policial en España. Esto obligaría a escoger a Carlos Saavedra Brichis como jefe por ser comisario principal, ya que Carmen Delia Martín es comisaría.

Sin embargo, el Ayuntamiento optó por interpretar la Ley de Coordinación de Policías Locales de Canarias, que establece que la jefatura será nombrada por el alcalde de entre los miembros de la escala superior.

Sin embargo, la defensa de Brichis entiende que esta previsión solo es de aplicación cuando no están presentes todas las escalas y empleos. «Pero tal realidad no es el caso de Las Palmas de Gran Canaria, donde sí que existe un funcionario con el máximo empleo, tal cual es el de comisario principal», quien además obtuvo ese cargo por un concurso oposición, con las pertinentes pruebas físicas, psicológicas y de conocimientos.

«En ningún municipio de los casi 8.400 existentes en España se ha producido» una situación como la de la capital grancanaria, «el problema solo existe en este Ayuntamiento, que pretenden convertirse en ‘interpretador ad hoc’ de la normativa policial supramunicipal, ya sea estatal o autonómica», de tal modo que «se ha fundamentado el nombramiento de una comisaría frente a un superior jerárquico, con más alto rango y empleo que la ilegalmente nombrada».

El escrito de demanda advierte también de que el relevo en la cúpula de la Policía Local puede afectar al servicio que los agentes prestan a los ciudadanos. «La cadena de mando en Las Palmas de Gran Canaria está gravemente afectada y sin antecedentes en las policías locales de España (incluso a nivel internacional), pues al ocupar la jefatura una comisaría con empleo inferior al de un comisario principal, es obvio que las órdenes de la jefatura pueden ser revertidas por el mando de superior rango en orden a su idoneidad y superior criterio técnico», se apunta.

Críticas del PP. Por su parte, el concejal del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Ángel Sabroso, afirmó que espera que no se produzca «un nuevo ridículo judicial del Partido Socialista y del alcalde Hidalgo en relación al inmotivado cese» de Brichis.

«Tras la anulación judicial del nombramiento de una directora general de Seguridad que ya sufrió Hidalgo, el cese del jefe de la Policía Local por la única razón de informar en contra de la cabalgata de Carnaval del 2019 ante las insuficientes medidas de seguridad que incluía, será tratado vía judicial, como era previsible tras las escuálidas razones esgrimidas en esa decisión», señaló Sabroso.

Para los populares no sorprende que el «inmotivado cese» del que nadie del PSOE ha querido dar explicaciones haya terminado en el juzgado, «pues cuando el asunto fue elevado al Pleno por iniciativa del Partido Popular, la única respuesta obtenida por el Gobierno del PSOE fue la vergonzosa frase ‘las niñas ya no quieren ser princesas’».

«El propio acta de ese pleno podría ser usado en el procedimiento judicial que ahora comienza como demostración evidente de las nulas explicaciones y motivaciones que generaron el cese del jefe de la Policía», lamentó Sabroso. «Cuando Hidalgo recibe un informe de algún funcionario que no es de su agrado lo cesa; ese es su modus operandi, al estilo de los viejos caciques», dijo.

Así pasó con el anterior jefe del servicio de Aguas, que ante los informes de irregularidades en la concesión con Emalsa fue destituido y trasladado; volvió a pasar con el nuevo redactor de otro informe de Emalsa, cuyas conclusiones fueron aún más graves que el primero y que corrió la misma suerte; sucedió también con el anterior jefe de Bomberos, igualmente cesado; y ahora con el de la Policía.

«A este PSOE, que no hace sino repetir la defensa de lo público, le genera urticaria la independencia de los funcionarios públicos», dice Sabroso. «El cese de la policía local se debe exclusivamente a haber recibido informes de la insuficiencia de medidas de seguridad en distintos eventos, informes que tenían el único objetivo de que esas medidas fueran subsanadas, y lo irresponsable era que esos eventos se celebraran sin haberse corregido».

«El episodio de la cabalgata del carnaval del año pasado es de los más graves que se han vivido en el área de seguridad de la ciudad», prosiguió el edil del PP, quien recuerda que se tuvo que contratar seguridad privada para un evento público de masas en las calles de la ciudad y se vivieron episodios de inseguridad contrastados y recogidos por escrito en distintos informes por varios mandos policiales durante la celebración de la cabalgata.

«Nada se hizo entonces por corregirlos, ni por depurar responsabilidades. Se dijo ante la presión del PP que se conformaría una comisión para estudiar lo sucedido pero jamás se hizo y la única decisión que todas estas irregularidades han motivado ha sido el cese del jefe de la Policía. Si alguien cuenta lo que pasa o pone por escrito algo que no quiero lo ceso; así piensa Hidalgo», explica el viceportavoz del PP.

El documento por el que se inicia el cese del jefe de la Policía Local, que no cuenta con expediente informativo previo y que se produce menos de un año después de que el propio Hidalgo lo ratificara como jefe, afirma que «la situación en la que se encuentra el área de seguridad es de extrema delicadeza».

«Una afirmación de tal calibre, que viene a resumir el trabajo hecho por el PSOE durante los 4 años anteriores en el área de seguridad, exige que se explique», añadió.