El centro cultural de Tamaraceite recibe los dos primeros millones

27/06/2020

El inmueble tendrá un auditorio para 348 personas y una biblioteca que sustituirá a la de Lomo Los Frailes. El coste final será de 4,5 millones. Estará ubicado en la rotonda de la Cruz del Ovejero

El Pleno aprobó ayer el gasto plurianual de 4,5 millones de euros para construir un gran centro cultural en Tamaraceite. El grupo de gobierno confía en poder iniciar este mismo unas obras en las que habrá que invertir 1,99 millones de euros en este ejercicio y otros 2,5 millones de euros en 2021.

La disposición plurianual del gasto obligó ayer al Ayuntamiento a aprobar la inversión en sesión plenaria ya que, según la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, la segunda anualidad no puede superar más del 70% del importe de la primera. Sin embargo, sí permite ampliar este porcentaje, que fue lo que hizo ayer el Pleno con el voto favorable de todos los concejales salvo el de Beatriz Correas, más partidaria de crear pequeños centros culturales en distintos barrios que de centralizar la inversión en uno de mayores dimensiones.

El edificio de actividades comunitarias de Tamaraceite, que es como ha sido bautizado el centro por parte del Consistorio capitalino, saldrá a concurso las próximas semanas, según las previsiones que maneja el concejal de Urbanismo, Javier Doreste. El inmueble se localiza frente a la gasolinera de Cruz del Ovejero, en un solar al que se entra por la prolongación de la calle Melchor, por la calle Gaspar y un nuevo vial que se construirá dentro del proceso de renovación que se incluye en el ámbito de Tamaraceite-Sur. Además, «se mejora la conexión con la calle Cruz del Ovejero, con aceras de cinco metros de ancho y retranqueo de la edificación para generar una zona de acceso amplio a la edificación, con dotación de especies arbóreas, palmeras y zonas de bancos», tal y como consta en el informe urbanístico.

El centro cultural tendrá tres plantas en las que se reservará espacio para un auditorio con capacidad para 348 personas; una biblioteca, que sustituirá a la de Lomo Los Frailes por el mal estado de conservación que presenta; aulas de música y una cubierta vegetal.

La infraestructura tendrá una superficie total de 4.563 metros cuadrados y 1.856 metros cuadrados de espacios ajardinados.

Doreste aseguró que será un centro de referencia para toda la ciudad.

Desde la oposición, la portavoz del grupo municipal popular, Pepa Luzardo, reclamó que se hiciera «en tiempo y forma», mientras que la edila de Ciudadanos, Lidia Cáceres, solicitó que se aprovechara la obra para mejorar las conexiones del barrio con el resto de la ciudad.

En esta línea fue también la argumentación del portavoz de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria, Francis Candil, quien pidió «avances en la mejora de la conectividad».

Por su parte, la concejala no adscrita Carmen Guerra respaldó la propuesta del grupo de gobierno, que calificó como algo «importante para toda la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria».

El centro cultural de Tamaraceite recibe los dos primeros millones

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, informó ayer de que se va a desestimar la petición de ampliación de plazos solicitada por la empresa VVO para la obra de la biblioteca Josefina de La Torre, en Las Canteras, y anunció que se va a resolver el contrato actual y rescatar la obra.

El edil hizo el anuncio durante una comparecencia solicitada por el Partido Popular a raíz de los retrasos que acumulan este proyecto, el de la pasarela Onda Atlántica y la peatonalización de Mesa y López.

Respecto a la pasarela, informó de que se había firmado dos contratos de emergencia -uno con Megusa para el suministro de piezas por valor de medio millón, y otro con Imesapi por 440.000 euros- para que la paralización de la obra no pusiera en riesgo la estabilidad del puente.

En cuanto a Mesa y López, indicó que el Ayuntamiento va a reclamar a Tecyr -la empresa a la que se quitó la obra- unos 400.000 euros.

Tras los reproches de la portavoz del PP, Pepa Luzardo, el debate entró en una fase bronca ya que Doreste le aconsejó que aprendiera «a callar» y le recriminó que le saliera «el viejo fascistillo». Posteriormente, el edil Ángel Sabroso (PP) acusó a Doreste de «machista y maleducado», algo que negó el alcalde.