El Ayuntamiento pasa al cobro las multas de cuatro años de zona azul

24/05/2017

Seguro que alguien le ha dicho alguna vez que no hay que pagar las multas de la zona azul o verde. Error. El Ayuntamiento ha iniciado el cobro de las tasas por no pagar el estacionamiento regulado de los últimos cuatro años. Y las facturas que empiezan a llegar pueden superar los 600 euros.

Las Palmas de Gran Canaria

En realidad, lo que reclama el Ayuntamiento no es una multa porque los agentes de la zona azul no tienen autoridad para sancionar. Lo que ha puesto al cobro el Consistorio capitalino es la tarifa tributaria incluida en la ordenanza reguladora de la tasa por aprovechamiento especial del dominio público local como consecuencia del estacionamiento limitado. Por tanto, si no ha pagado, se le reclama ahora 25 euros; si se ha excedido en el tiempo, debe abonar 15 euros; y si es residente pero no ha pagado su tasa, se le exigirá 8 euros.

El problema es que el Ayuntamiento ha empezado a cobrar todas estas tarifas no liquidadas por los vecinos de los últimos cuatro años, con lo que empiezan a llegar cobros astronómicos que, en algunos casos, pueden superar los seiscientos euros, según pudo confirmar este periódico.

Desde el área de Hacienda del Consistorio capitalino se explicó que «la idea es liquidar toda la deuda pendiente en cartas de pago que admiten hasta doce tasas, en orden inverso, de forma que se liquiden las tasas de los incumplidores más recientes».

Estas notificaciones salen a principio de cada mes y se tramitan en período voluntario, sin recargos ni intereses de demora. Además, «hemos hecho una formación del personal de la oficina tributaria municipal para que atiendan a los contribuyentes y les den todas las facilidades de pago», tales como fraccionamiento o ingresos a cuenta.

Desde el grupo de gobierno se explica que en los últimos tres años «no se hizo por dejadez» y se insistió en que no reclamar el abono de las tasas supondría una irregularidad por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. «Sería como si Hacienda no liquidara el IRPF o como si no se cobrara por instalar un andamio en la vía pública», indicaron las mismas fuentes.

Por el momento, el Consistorio capitalino no ha podido cuantificar el número de cartas de liquidación que se ha emitido, aunque sí ha reconocido que «se han mandado miles». Tampoco se ha establecido una cuantía media de lo que se reclama a estos vecinos.

Los cuatro años

La razón de reclamar todas las tarifas tributarias por el estacionamiento de las zonas azul y verde en la capital de los últimos cuatro años se explica por el hecho de que es una tasa, no una multa. «Al ser una tasa, se trata de un procedimiento tributario en el que se aplica la ordenanza fiscal, el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales y supletoriamente la normativa tributaria, por lo que hay cuatro años para liquidarlas, plazo de prescripción», indicaron desde el área de Hacienda municipal.

«No hay que confundir este procedimiento tributario con el paralelo sancionador que en materia de tráfico puede establecerse por aparcar en zonas de estacionamiento limitado (falta leve y 3 meses de prescripción) y que requiere la denuncia policial».