Dos ciudadanos se encadenan contra el trasplante de cinco palmeras históricas

    Cargando reproductor ...
01/08/2019

Los representantes de Turcón, Honorio Galindo, y de Parents for Future Canarias, Domingo Afonso, se encadenaron esta mañana por unas horas en protesta por el traslado de cinco palmeras canarias dentro del solar en que Dinosol construirá un supermercado y una iglesia, en la Vega de San José.

Las palmeras forman parte de un grupo de plantas conocidas como Los Diez Mandamientos, lo que motivó que la asociación Parents for Future Canarias solicitara el 10 de julio pasado al Cabildo de Gran Canaria la incoación de su declaración como Bien de Interés Cultural.

Las palmas, que son centenarias y aspiran a entrar en el catálogo regional de árboles y arboledas singulares, están afectadas por un proyecto urbanístico del grupo Dinosol, que llegó a un acuerdo con el propietario del terreno, la Diócesis de Canarias, por el que la empresa se comprometía a reconstruir la ermita que había en la zona a cambio de permitir la construcción de un supermercado.

Esto obligaba a transplantar las cinco plantas, algo contra lo que protestaron los dos ciudadanos que se encadenaron ayer a ellas. «No nos oponemos al proyecto», explicó Honorio Galindo, de Turcón, uno de los encadenados, «solo pedimos que se modifique el proyecto» para no tener que transplantar las palmeras. En su opinión, el riesgo de supervivencia de estos ejemplares centenarios es muy bajo, en especial en el caso de las tres palmeras a las que ellos se ataron durante unas horas. «Tienen entrelazadas sus raíces con lo que hay muy pocas garantías de que sobrevivan», indicó.

Opina lo mismo Domingo Afonso, quien a través de un comunicado del Partido Verde Canario, señaló que «ésta constituye la primera acción directa del colectivo ante la nula eficacia de las gestiones realizadas ante el Seprona y el Cabildo de Gran Canaria».

De las cinco palmeras, una ya ha sido trasladada y para este mismo jueves se esperaba el transplante de las otras cuatro.