Desde Colón al Plus Ultra

21/12/2018

Una exposición de juguetes marítimos de fabricación española se instala en la capitalina Casa de Colón. Las 170 piezas de la colección Quiroga-Monte permanecerán hasta el 20 de enero.

El juguete como testimonio de los cambios sociales. Ese es uno de los motivos que llevaron a José Antonio Quiroga, junto a su esposa María Covadonga Monte, a crear la mayor colección de juguetes marítimos de fabricación española existente. Un recorrido que abarca piezas creadas entre 1870 y 1970, desde réplicas del Plus Ultra, el histórico vuelo que unió en 1926 España con América del Sur y que pasó por Las Palmas de Gran Canaria, hasta un colección de cromos relacionados con la expedición de Cristóbal Colón editados en 1920.

Los 170 objetos que dan forma a la colección Quiroga-Monte estarán expuestos en la capitalina Casa de Colón desde este jueves hasta el próximo 20 de enero bajo el nombre de La mar de juguetes. José Antonio Quiroga se muestra exultante de que el patrimonio de su colección sea transferido temporalmente a la luz pública en Las Palmas de Gran Canaria. «Está feo que lo diga, pero está es, probablemente, la mejor colección dedicada al juguete marítimo que existe. Y es casi inédita. Solo se exhibió en una ocasión en 2017 en San Sebastián. Y nos llena de orgullo que ahora se pueda ver en Las Palmas de Gran Canaria, una ciudad en la que los niños crecieron mirando al mar», indica.

Quiroga insiste en que su exposición «tiene mucha vinculación con la isla. Una de las cosas que podrán ver los que visiten la exposición es una maqueta de réplica del Plus Ultra, un hidroavión que ya conocemos lo que representó en la historia y que pasó por la ciudad en su histórico vuelo. Mucho material de Moby Dick, que saben que tuvo un rodaje célebre en Las Palmas de Gran Canaria. También hay una serie de juguetes de los años de la Guerra Civil, como una réplica del crucero Canarias, aunque también tenemos una serie de réplicas de embarcaciones republicanas. Porque al final los niños solo querían jugar, aunque se les tratara de dar una carga ideológica con esos juguetes».

Desde Colón al Plus Ultra

Al margen de los juguetes que durante dos décadas han ido recopilando el matrimonio Quiroga-Monte, la exposición que se puede visitar en la Casa de Colón estará acompañada por una colección de fotografías, aportadas por el propio museo, de niños de otras épocas jugando en playas de la isla.

Para José Antonio Quiroga la exposición tiene un alto contenido didáctico, que nos permite descifrar los cambios y sistemas sociales que ha tenido el país en el último siglo. «Los distintos estratos sociales que han existido se pueden comprobar con esta exposición. Porque se podrán ver desde los grandes barcos de hojalata que estaban destinados en su tiempo solo para los niños de la alta burguesía, hasta las simples barquillas de madera con las que jugaban los que menos recursos tenían», expone.

La mar de juguetes es una exposición clasificada en 8 secciones diferentes. La dedicada a la marina de guerra es a juicio del copropietario de la colección una de las de mayor valor y atractivo para los visitantes de la muestra en la Casa de Colón.

Quiroga resalta que hay detalles que dotan de un valor especial a la exposición, como el hecho de que esté integrada por juguetes construidos con todo tipo de material. Incluso se muestra el cambio que se originó en 1948 cuando se comenzó a construir juguetes con plástico, el material predominante desde aquellos tiempos hasta los reclamos de la actualidad.

Sus propietarios destacan el carácter único que esta colección tiene dentro del mundo del coleccionismo en el panorama nacional.