El Ayuntamiento abre nuevas líneas de investigación para hallar el vertido que ha cerrado la playa durante 40 días

Buzos y un georradar supervisarán El Confital por mar y tierra

    Buzos y un georradar supervisarán El Confital por mar y tierra
    Buzos y un georradar supervisarán El Confital por mar y tierra

«Descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad». El método con el que Conan Doyle hacía trabajar a Sherlock Holmes también tiene su aplicación en El Confital. El Ayuntamiento abre nuevas vías de investigación, con buzos y un georradar, para esclarecer el origen de la contaminación.

El último análisis de Salud Pública arrojó un resultado de 110 unidades formadoras de colonia (ufc) de enterococos por cada 100 mililitros de agua. Se trata de un resultado que debería permitir el baño pero que en el caso del Confital no va a servir para levantar la prohibición. Las altas tasas detectadas en el último mes y, sobre todo, que el hecho se repite por segunda vez en menos de un año aconsejan mantener esta playa cerrada hasta que los resultados positivos se prolonguen en el tiempo o hasta que se detecte el origen de la contaminación para evitar que vuelva a ocurrir.

Siguiendo el consejo de los técnicos se han ido descartando posibles orígenes, pero el hecho de que la playa siga con niveles anormales de enterococos (110 ufc frente a un rango que va de 1 a 15 ufc en todo el entorno del Confital) obliga a seguir buscando pistas.

Casi como si de un trabajo detectivesco se tratara, el Ayuntamiento ha abierto nuevas hipótesis de investigación cuya aplicación se verá en los próximas semanas.

Según explicaron el concejal de Ciudad de Mar, José Eduardo Ramírez, y el de Aguas, Roberto Santana, los siguientes pasos para tratar de saber por qué hay tanta concentración de bacterias fecales serán: la revisión de la galería que va desde la Casa Roja hasta Los Nidillos y la calle Faro; su posterior sellado; la inspección submarina de todo el entorno, con un equipo de buzos, para ver si se producen filtraciones bajo el mar; y, por último, la contratación de un georradar para tratar de ver si hay colonias de enterococos en el subsuelo del Confital que puedan verse arrastradas al mar cuando se producen grandes mareas.

Estas iniciativas se verán complementadas con el envío de muestras a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria para que las analicen bajo la técnica del citómetro de flujos, que es más rápida para detectar la presencia de enterococos, si bien no ayudará a detectar el origen de la contaminación.

Hasta el momento, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se ha gastado 15.049,9 euros en la eliminación de unas veintidós toneladas de lodos residuales y escombros del foso de la Casa Roja; otros 5.639,03 euros en la conexión de la Casa Roja con la red de saneamiento de la ciudad; y un total de 18.799,47 euros en la realización de análisis complementarios de la calidad del agua de baño.

Sin embargo, ninguna iniciativa ha dado resultados hasta el momento.

Este domingo, El Confital cumplirá cuarenta días consecutivos cerrado al baño, un registro que no aguanta ninguna comparación por su duración en el tiempo desde que se analizan las aguas del litoral capitalino.

  • 1

    ¿Los desvíos de tráfico por El Sebadal y el Acuario acabarán con los atascos en la salida del Puerto de La Luz?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados