La Luz gestiona con éxito el tráfico de barcos e hidroaviones

23/08/2019

La colaboración entre los tres estamentos del centro de control del Puerto -Salvamento Marítimo, prácticos y Autoridad Portuaria- han sido claves para la buena marcha de una operativa que se ha estrenado en este incendio

La coordinación entre los distintos estamentos que participan en el centro de control de la Autoridad Portuaria de Las Palmas y las prácticas y simulacros que se realizan con hidroaviones cada verano en La Luz han sido claves para el éxito de la gestión del tráfico de barcos e hidroaviones durante el incendio.

Ésta ha sido la primera vez que los hidroaviones han tomado agua en La Luz y convivido al tiempo con la operativa marítima en un incendio real y la gestión ha sido impecable.

El centro de control del puerto está integrado por personal de Salvamento Marítimo, que se encargan de gestionar el tráfico exterior (son la Unidad Marítima Exterior); los prácticos, que forman parte de la Unidad Marítima Interior y la Autoridad Portuaria propiamente dicha y que integra la Unidad Terrestre. Ésta se encarga del control y vigilancia a través de las cámaras instaladas en el puerto.

El coordinador de Salvamento Marítimo y del centro de Control de la Autoridad Portuaria, Roberto Bestarreche, explica el procedimiento seguido. «Antes de que los hidroaviones empiecen a operar a primera hora de la mañana nos llaman para comunicárnoslo. Una vez en el aire contactan con el centro de control por una frecuencia de banda aérea para solicitar la toma de agua. Recibida esa llamada, informamos a la Unidad Marítima Interior, los prácticos, que informan de los movimientos que hay previstos en el puerto en ese momento y en qué dársena serán. La Unidad Marítima Terrestre barre con las cámaras y ve si hay movimientos o no para informar al hidroavión de cuál es el mejor sitio para esa toma», indica Bestarreche. Al mismo tiempo, desde el centro de control se genera un radioaviso urgente para transmitir a los barcos que navegan en la zona y tengan constancia del hidroavión.

En cualquier caso, Bestarreche insiste en que los pilotos de los hidroaviones son «autosuficientes». «. Al tiempo que realizan esas comunicaciones sobrevuelan el puerto y ven qué zona les conviene», explica Bestarreche, quien explica que los hidroaviones tienen mucho margen de maniobra al requerir poco espacio -unos 300 metros- para las tomas. «Los hidroaviones están 15 segundos en contacto con el agua», indica.

Los hidroaviones han tomado agua en cuatro zonas del puerto: dársena interior, dársena exterior. el muelle Nelson Mandela o en paralelo a la Avenida Marítima. «En función de donde les venga mejor recargan», apunta. La existencia de varias posibilidades ha impedido que se viera afectada la operativa del puerto. Sí sucedió con el buque Zhen Hua 7, que cargado con la plataforma jackup Noble Houston Colbert, preveía entrar en el puerto a cargar combustible el domingo 18. La prioridad de los hidroaviones demoró su entrada tres días, hasta el miércoles. Durante su estancia los hidroaviones tomaron agua fuera del puerto. Tras su marcha, al mediodía, regresaron a la bahía capitalina.

El único incidente lo protagonizaron embarcaciones de recreo que el domingo salieron a la bahía a ver a los hidroaviones. Estas embarcaciones no suelen estar a la escucha lo que dificulta que el centro de control pueda comunicar con ellas. Esta situación obligó a intervenir a la Guardia Civil.