La Cruz de Tejeda registra hasta diez grados menos

21/08/2019

En el norte caen las temperaturas máximas y sube la humedad relativa mientras en el sur se mantienen los termómetros por encima de los 33 grados y una humedad bajísima. Hoy continuará el descenso generalizado y la prealerta por calor

ETIQUETAS:

El guión meteorológico se cumplió ayer a rajatabla con un descenso generalizado de las temperaturas en la zona norte de la isla y con un aumento considerable de la humedad relativa que sin duda jugaron a favor de los trabajos que realizan los efectivos a lo largo del extenso perímetro del incendio forestal. De hecho, ya el descenso de las temperaturas y el aumento de la humedad se dejó sentir durante la madrugada de ayer. «En el norte la humedad ascendió hasta el 80% por encima de los 1200 metros y en la zona sur seguimos con 31 grados y humedad por debajo del 30%. La mayor contundencia para evitar esa vuelta al reinicio, esperamos ir conteniéndolo a lo largo del día», explicó en la mañana de ayer el jefe del servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, Luis Fernando Arencibia. De hecho, en zonas como la Cruz de Tejeda la máxima de la jornada se quedó en 23,3 grados a las 00.00 horas frente a los 30 grados anotados el lunes a las 15.30 horas. A esa misma hora ayer el mercurio se quedaba en 20.6 grados. Un descenso de casi 10 grados. La humedad en esta zona subió del 12% de las 06.00 horas hasta el 40% a las 14.00 horas.

Este comportamiento meteorológico se repitió en otras zonas del norte de la isla, azotadas por las llamas, como el caso de Valleseco. Allí, la máxima pasó de los 33.3 grados del lunes a las 14.20 horas 25,7 ayer a la misma hora, cinco grados menos. En el barrio de Suerte Alta en Agaete, el descenso roza también los diez grados pasando de los 37,1 grados del lunes o los 37,7 del pasado domingo a los 28 grados de máxima de ayer a las 14.10 horas. Las rachas pasaron de los 80 kilómetros registradas el domingo a las 04.30 horas a los 59 kilómetros por hora a las 13.10 horas.

En la zona sur, la situación fue ligeramente distinta al no registrarse un descenso tan acusado como en el norte. De hecho, las medianías del sur, este y oeste de Gran Canaria se mantuvieron ayer en aviso amarillo por máximas de hasta 34 grados. En la estación meteorológica de Las Tirajanas ayer se anotó la temperatura más alta de las islas con 33,8 grados a las 14.40 horas de ayer y La Aldea registró 33,2 a las 15.30 horas. Ante esta situación, la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias mantiene a la isla en prealerta por altas temperaturas mientras desactivó la alerta por calor en la provincia occidental.

El descenso registrado ayer, que continúa hoy y que ha dado un respiro a los efectivos que luchan contra las llamas llegará mañana a su fin.