El Cabildo debe un año de horas extra a los laborales contra incendios

02/06/2020

El comité de empresa de Medio Ambiente decide presentar un conflicto colectivo por impago de localizaciones, movilizaciones y horas extra desde junio de 2019.

El Cabildo adeuda a la mayoría de la plantilla de su dispositivo contra los incendios forestales, en concreto a todos los laborales de Medio Ambiente participantes, el pago de las localizaciones, movilizaciones y horas extras trabajadas desde junio de 2019, incluyendo las correspondientes a la lucha contra los incendios declarados el verano pasado en las cumbres de la isla y las del ocurrido en febrero de este año en Tasarte.

Ante el retraso acumulado en el abono de estos derechos salariales, el comité de empresa, por unanimidad de todas las secciones sindicales, ha decidido presentar un conflicto colectivo por el incumplimiento del apartado sexto del acuerdo sobre condiciones retributivas y organizativas para el personal laboral de la Consejería de Medio Ambiente que participe en el dispositivo de prevención y extinción de incendios forestales.

La decisión de presentar el conflicto colectivo obedece a que las numerosas gestiones del comité de empresa con la Consejería de Recursos Humanos «no han surtido efecto y dado que el personal laboral solo tiene un año de plazo para reclamar cantidades adeudadas».

Además del conflicto colectivo que presente el comité de empresa, cada trabajador afectado, casi 200 en total, también deberá registrar una demanda individual de reclamación de cantidades, para lo que debe hacer con anterioridad una reclamación previa administrativa «lo más rápido posible».

El acuerdo de condiciones laborales establece que las cuantías derivadas de las localizaciones, movilizaciones y horas extra realizadas se indemnizará, previa certificación emitida por el Servicio de Medio Ambiente, en un plazo no superior a tres meses y en su caso antes del final del año en curso.

Las unidades helitransportadas de intervención inmediata en caso de incendio forestal, los conocidos como grupos Presa, son solo una parte de los trabajadores afectados por el retraso en el pago de esos conceptos salariales. También sufren este impago los grupos Bravo, las patrullas, los conductores de vehículos especiales, el personal de logística y los operarios del Centro de Coordinación Operativa Insular (Cecopin).

Las cantidades adeudadas a estos mileuristas difieren en función de las localizaciones, movilizaciones y horas extra realizadas en la campaña de incendios y el resto del año y en algunos casos superan los 3.000 euros.

El último pago por tales conceptos se remonta a noviembre de 2019 e incluyó las deudas de 2018 y de los cinco primeros meses de 2019.

Fuentes del comité de empresa lamentan el efecto de estos impagos en la moral de los trabajadores, justo cuando empieza la época de mayor riesgo de incendios, y la falta de reconocimiento que supone para quienes lo combaten en primera línea.