Tráfico

Colapso desde Jinámar hasta Vecindario

    Cargando reproductor ...
04/01/2018

Graves retenciones desde el sureste en sentido norte. Los habituales atascos en la GC-1 se han acentuado en Navidad.

Las habituales colas en el sureste de Gran Canaria, y concretamente a la altura de Telde, se han agravado en los últimos días. En la tarde de este jueves las retenciones afectan desde Vecindario hasta la entrada de Las Palmas de Gran Canaria en sentido norte. A la congestión habitual que sufre la GC-1 tanto en sentido a la capital como en sentido sur, se han sumado las compras navideñas de los últimos días, por lo que hay que armarse de paciencia en los kilométricos atascos que se forman, sobre todo, desde el aeropuerto hasta las zonas comerciales de La Mareta en Telde y los centros comerciales de Las Terrazas y El Mirador.

Es habitual cada tarde en hora punta, aunque también sucede a primera hora de la mañana en horario laboral, que se formen fuertes retenciones en la autopista y que, como se apuntaba hace unos días en este diario, tienen uno de sus puntos negros en el trenzado de la zona comercial de La Mareta en Telde. Este miércoles, por ejemplo, el tráfico lento en las dos direcciones comenzaba en Arinaga, Agüimes y llegaba hasta Jimámar, en sentido norte. En las últimas horas el tráfico lento ha llegado incluso hasta Vecindario. Como muestra del atasco, el trayecto desde Ingenio hasta Firgas no se podía hacer en menos de dos horas, cuando habitualmente se hace en 45 minutos con tráfico fluido.

Parados en el arcén

Incluso algunos conductores, desesperados por las retenciones, optaban en la tarde de ayer a parar en el arcén esperando que el atasco se deshiciese. Las colas de coches son conocidas por los miles de usuarios que utilizan cada día la GC-1, sobre todo de los que proceden del sur. Pero la época navideña ha agravado el problema desde comienzos de diciembre. El tramo más conflictivo en la GC-1 discurre entre la zona de La Estrella, en la parte alta de La Garita, y el Cruce de Melenara, pero en los últimos días el tramo se ha ampliado hacia el sur.

Tanto agentes de la Policía Local como técnicos de Carreteras sitúan la clave en el trenzado que sirve de entrada y salida de la GC-1 en el tramo paralelo al entramado comercial de La Mareta, donde están radicados Alcampo, Leroy Merlin o Ikea.