Valsequillo planta 4.377 frutales en 81 fincas en desuso

18/07/2018

Un proyecto de repoblación agroforestal cultiva otra vez parcelas agrícolas abandonadas con guinderos, olivos, almendreros, nogales, castaños e higueras gracias al fondo verde del Cabildo.

Las Palmas de Gran Canaria

Hasta 81 fincas agrícolas fértiles pero en desuso del municipio de Valsequillo se han repoblado en los últimos meses con el permiso de sus propietarios con más de 4.300 árboles frutales gracias al fondo verde forestal del Cabildo dentro de un proyecto de agroreforestación pionero en la isla que ha superado sus propias expectativas.

Entre almendreros, olivos, higueras, guinderos, nogales y castaños, este iniciativa ha repoblado en su primer año 12,96 hectáreas abandonadas, cuando el objetivo inicial eran 8,6, en distintos zonas agrícolas y altitudes de Valsequillo. Con 1.644 ejemplares plantados, el olivo es la especie más utilizada, seguida del almendrero, con 1.430. Los guinderos se han puesto en la parte alta del municipio y las higueras en la baja.

Este proyecto de repoblación agroforestal se ha programado a lo largo de cinco años y con la previsión de plantar en torno a 21 hectáreas con las seis especies de frutales citadas, cifra que, al ritmo del primer año y con la lista de espera existente, podría duplicarse. Al acabar el lustro, los propietarios del suelo, que colaboran en el riego y la plantación, serán dueños de los árboles y de su producción. Hasta entonces el proyecto contribuirá a su mantenimiento.

En una visita ayer a distintas parcelas repobladas, el presidente del Cabildo, Antonio Morales, aseguró en Valsequillo la continuidad en los próximos años de un proyecto «especialmente innovador», un modelo «revolucionario» que, propuso «imitar» a otros municipios de Medianías. De hecho, Tejeda también estudia su implantación con las partidas del fondo verde forestal a los ayuntamientos.

El alcalde, Francisco Atta, resaltó que se trata de un proyecto «distinto» que ha tenido aceptación entre los agricultores, que apuesta por plantar especies «en consonancia con las Medianías» y que, además de mejorar el paisaje contribuirá a generar una renta complementaria a los propietarios del suelo.

Para la segunda anualidad de repoblaciones, en 2019, hay una lista de espera de 30 propietarios y varios que ya han participado quieren ampliar la superficie.