Agaete se pone bonito para la Virgen

12/10/2019

La patrona de la isla llega esta mañana a Agaete. Inicia así su visita a los ocho municipios afectados por dos de los incendios del verano. La trasladaron en madrugada desde Teror. Alfombras de sal y serrín, salvas y un ‘Ave María’ le darán la bienvenida. Por la noche, tras la misa del obispo, le cantarán varios grupos folclóricos

Llegó el día. Empieza la visita de la Virgen del Pino por los ocho municipios afectados por dos de los incendios de este verano. La primera estación será hoy sábado en Agaete, que este viernes vivió una jornada intensa de preparativos para recibir a la patrona de Gran Canaria. Es la primera vez que esta valiosa imagen en madera del siglo XVI se acerca a este municipio del norte de la isla. Por eso, porque es histórica su presencia y porque también la Virgen arrastra gran devoción en este pueblo, el Ayuntamiento y los vecinos se han afanado para que luzca con sus mejores galas. Ayer por la tarde entre 30 y 40 voluntarios confeccionaron durante horas las alfombras de sal, serrín y verde que cubrirán hoy sábado la calle León y Castillo al paso de la Virgen en su tempranera procesión, nada más llegar al pueblo.

Antes, desde las seis de la mañana, la Banda de Agaete se habrá encargado de recorrer el casco, despertando al pueblo para recibir a la patrona de la isla, cuya llegada está prevista para las siete de la mañana. Desde la gasolinera de la entrada del pueblo será trasladada en su trono hasta la iglesia de La Concepción, acompañada por la misma banda, toda la corporación agaetense y los fieles que se hayan animado a madrugar. A las puertas de la iglesia, Pedro Manuel Afonso, acompañado al piano por Samuel Pérez, le interpretará un Ave María. La alcaldesa, María del Carmen Rosario, le hará entrega del bastón de mando del municipio y se le ofrecerán 21 salvas.

Voluntarios del pueblo pusieron la mano de obra para las alfombras. El Ayuntamiento, por su parte, se encargó del material. El edil de Fiestas, Antonio García, calcula que compraron 3.000 kilos de sal y unos 80 sacos de serrín. El reto era que no quedara un metro de asfalto libre en los 500 o 600 metros del tramo de la calle por el que hoy pasará la procesión. Pero no solo ha sido decorado el suelo. También los laterales de esta vía. Se han colocado 40 mástiles con 40 banderas cosidas igualmente por vecinos. Habrá insignias de Agaete, Gran Canaria, Canarias, España y de la Diócesis de Canarias.

Mientras, y por su parte, Sergio García, florista de profesión, adornaba este viernes el altar mayor de la iglesia matriz de Agaete con 200 varas de gladiolos, 500 de lilios y 300 de margaritas, todas de blanco y amarillo, los colores del Vaticano. Formarán ramos gigantes, de 1,75 metros de altura, colocados sobre columnas de otros dos metros. La fachada del templo estará adornada con guirnaldas de eucaliptos. Y también está previsto un escudo de Agaete en otro de los frontis de una casa de la plaza.

Desde las 08.00 la Virgen del Pino estará en un lateral del altar. Se habilitará un pasillo para que la gente la visite. Allí pasará todo el día y se le dirán varias misas, entre ellas la del obispo, a las 19.00. Después, a las 20.30 saldrá al pórtico del templo y le cantarán Manuel Estupiñán, el Coro Parroquial, el grupo folclórico del Centro de Mayores, Los Parranderos del Valle y la Agrupación Musical Guayedra. Cuando se retire la patrona actuará La Trova.

La estación de guaguas provisional se habilitará a la entrada de Agaete, en solares anexos a la GC-2, y la de taxis, en la calle José Sánchez.

Con su manto más antiguo, que no usaba desde hace 70 años

Mientras Agaete se volcaba en la recepción, Teror apuraba la despedida a la patrona. Los que peor lo llevan, aparte de los fieles habituales, son los bares y otros negocios del entorno de la plaza. «Cada vez que se la llevan esto afloja mucho», confesaba una trabajadora. Lo cierto es que la imagen ya estaba lista este viernes para el viaje, colocada dentro de su urna de metacrilato y sobre el trono que le han diseñado para este recorrido de 162 kilómetros por 8 municipios. El paso es bastante más bajo, sencillo y manejable que el habitual, lo que facilitará los desplazamientos. La imagen ya no se moverá de ese trono ni de esa urna durante los 9 días para evitar manipularla y reducir al máximo el riesgo de dañarla. No hay que olvidar que la talla, de 104 centímetros y de gran valor artístico, es de las más antiguas de Canarias. Data de 1535 y se le atribuye a Jorge Fernández Alemán, autor del retablo del altar mayor de la catedral de Sevilla. Irá luciendo su manto más antiguo, el traje de las Rogativas, de 1758, que no usaba desde hacía más de 70 años. Es un tejido brocado en seda morada e hilo entorchado en oro y plata, dibujando cornucopias, piñas y granadas. Según el historiador Gustavo Trujillo, lo estrenó en su bajada 31 (1758) a la capital por una plaga de langostas. Otras fuentes dicen que también la lució en la de 1936, cuando bajó para pedir el fin de la Guerra Civil.

Un pino a cada municipio

El alcalde de Teror, Gonzalo Rosario, que estará en todas las llegadas de la Virgen y en los actos de recepción, anuncia que regalará un pino canario a cada uno de los pueblos del recorrido con una placa conmemorativa. Además, para recibir a la Virgen en su regreso a Teror, el día 20, se inicia una campaña de recogida de esterlitzias para decorar el pórtico de la basílica. Harán falta unas 2.000 o 3.000.