Un hogar para animales maltratados

18/01/2020

The Animal Academy se ha convertido en una nueva oportunidad para animales de granja maltratados en la isla. Julio Cruz y Belén Roca dirigen este refugio en Tesejerague, donde cuentan con unos ochenta ejemplares de diferentes especies. El objetivo es «darles una vida mejor», pero también crear conciencia social al respecto

Julio Cruz y Belén Roca, auxiliar de veterinario y veterinaria, respectivamente, siempre han sido amantes de los animales en general. Un día, mientras conducían por la carretera, vieron cómo salía volando desde el interior de un coche en marcha lo que en un primer momento pensaron que podría ser una lata de refrescos o quizás una bolsa de plástico. Pero no, en realidad se trataba de un gato pequeño que unos desaprensivos habían lanzado por la ventanilla sin importarles lo que le pasara. «Cuando vimos que se movía, paramos el coche, lo recogimos y después tuvimos que curarlo porque se había roto la mandíbula», explica Julio. Misu, así se llama el gato, hoy tiene 4 años y es la estrella de The Animal Academy, una finca de 10.000 metros cuadrados en Tesejerague que se ha convertido en un hogar y una nueva oportunidad para animales maltratados.

Después de Misu fueron llegando otros animales y hoy cuentan con unos ochenta de diferentes especies. Aunque el gato Misu fuera el primero, The Animal Academy en realidad nace con la vocación de ser un refugio «para animales de granja maltratados», puesto que en Fuerteventura ya existen otras organizaciones animalistas que se dedican al rescate de gatos y perros. «Nos enfocamos principalmente a animales de granja, ya que nadie les había hecho caso hasta ahora. Nosotros estamos en contra del maltrato animal, tanto en mascotas de particulares como en animales de explotaciones ganaderas», señala.

Cochinos, ovejas, cabras, patos, cobayas, ocas, gallinas, burros y hasta un corderito -este último aparecido en una urbanización de Corralejo sin que se sepa cómo llegó allí-, forman parte hoy de la familia de The Animal Academy. Los animales tienen sus propios corrales y, durante unas horas al día, los dejan campar a sus anchas por la finca «para que estén lo más felices posible». «Lo que queremos es fomentar la empatía hacia los animales, que la gente sea consciente de que sienten y padecen, que no hay que maltratarlos ni tratarlos de forma cruel, independientemente de que sean mascotas en una casa o de que estén en una granja», destaca Julio.

Entre los casos más dramáticos con los que se han topado destaca el de un carnero al que han llamado Borre, que, siendo cordero, recibió un palo en la cadera trasera. «La tenía partida y el veterinario nos dijo que no volvería a caminar porque en la radiografía se veía que estaba muy mal, pero lo operamos para ponerle una placa. Fueron seis meses de batalla intentando que se levantara y hoy en día no solo camina sino que también corre», añade.

Actualmente, Cabildo de Fuerteventura y The Animal Academy concretan los términos de un convenio de colaboración en virtud del cual la institución majorera cederá un espacio físico al refugio para la acogida de animales maltratados.

El Guapo, el burro que, atado de patas y cabeza, no sabía caminar

La historia del burro El Guapo es una de las más impactantes que se han encontrado en The Animal Academy. Cuando fueron a rescatarlo a una granja de la isla descubrieron que el animal estaba amarrado no solo por la cabeza, sino con cuerdas entrelazadas entre las cuatro patas. Cuando le pidieron explicaciones al propietario, este les dijo que lo tenía así por miedo a que el animal le diera una patada. Después de desatar al animal, se dieron cuenta de que «el pobrecito no sabía caminar, llevaba tanto tiempo atado que se había olvidado. Cuando le soltamos las cuerdas, se quedó inmóvil, así que tuvimos que enseñarle a caminar. Hoy en día galopa y corre junto a sus amigos, que son otros tres burritos más», explica Julio.

El burro se llama así porque está apadrinado por el luchador de artes marciales Juan Espino, conocido como El Guapo. Precisamente, apadrinar es una de las formas con las que el refugio consigue fondos para los animales. Los interesadas en apadrinar a uno de estos animales pueden contactar en el perfil de The Animal Academy en Facebook.