Prótesis de manos para niños de África

07/12/2019

Alumnos del CEIP Lajares desarrollan un proyecto solidario para ayudar a menores con amputaciones en el continente vecino. La iniciativa está coordinada por Loida González, designada nuevamente entre los diez mejores docentes de España

No son ingenieros, aunque quizás dentro de algunos años acaben siéndolo. Son escolares que, con la ayuda de su profesora, han fabricado una prótesis de mano que, junto a al menos seis más pendientes todavía de fabricar, mandarán próximamente a países de África para que sean usadas por niños que han sufrido amputaciones. Una iniciativa con finalidad solidaria, desarrollada en el marco de uno de los proyectos educativos del CEIP Lajares (La Oliva), que ha dejado a muchos con la boca abierta en Fuerteventura.

El colegio de Lajares tiene implantada la robótica desde hace tres años, en concreto desde Infantil de 3 años hasta 6º de Primaria. «En cada nivel se trabaja de una forma diferente y lo bonito de Primaria es que, como ya hacen sus propios diseños con la caja de lego y son capaces de programar con la tablet, desde el equipo directivo quisimos dar un paso más con los cursos de 5º y 6º: trabajar la impresión en 3D», explica la profesora Loida González, coordinadora del proyecto.

Con ese objetivo, la docente se puso a buscar información en internet hasta que descubrió la asociación Ayúdame3D. «Vi que necesitaban gente voluntaria que tuviera impresoras y que quisiera hacer prótesis para enviarlas a África. Las prótesis son para niños que han perdido la mano o parte del brazo. Esas prótesis, dependiendo de si son hasta la muñeca o hasta el brazo, son de un tipo u otro. La nuestra se llama Nelly, que llega hasta la muñeca, y permite a los niños la opción de abrir y cerrar dedos, lo cual les permite, por ejemplo, coger una botella de agua con esa mano con la que antes no podían», señala Loida González.

La asociación Ayúdame3D manda los diseños de las prótesis al CEIP Lajares, donde los escolares tienen que realizar el resto del trabajo bajo la coordinación de su profesora. «Una vez que nos mandan los diseños, yo los trabajo con los niños, que tienen que coger esos ficheros, pasarlos a un programa e intentar que quepan en la cama de la impresora. Por equipos de siete niños se trabaja todo eso y, luego, lo mandamos al proceso de impresión, que es la parte más larga, ya que, a lo mejor, en hacer unos dedos y la palma de la mano tardamos unas 16 horas», dice la docente.

El colegio cuenta con una impresora 3D que utiliza un plástico llamado PLA para imprimir los objetos. «Al principio empezamos con cosas sencillas, como llaveros, para que aprendieran a diseñar. Partíamos de un llavero, que podía ser rectangular con el nombre de ellos encima, y que imprimíamos en un solo color. Una vez que sabían diseñar ese llavero, los alumnos podían empezar a diseñar otras cosas; incluso hicimos un Partenón para el área de Sociales, y el siguiente paso ha sido ponernos con las prótesis», explica González.

Las prótesis se imprimen por partes y, de hecho, «fabricamos hasta el propio tornillo». Además, «para que los dedos tengan flexibilidad, utilizamos elásticos de los que se usan para los aparatos de la boca, que nos los ha donado la clínica Alfaro, de Gran Canaria», señala la docente, quien recuerda que gracias a distintas colaboraciones se pueden desarrollar este tipo de proyectos innovadores, puesto que el centro carece de recursos para los mismos. Una vez han imprimido los distintos componentes de la prótesis, se ensamblan.

Cuando el colegio haya fabricado las siete prótesis, en torno al próximo mes de enero, se mandarán a la asociación Ayúdame3D en Madrid, donde las revisarán y posteriormente las enviarán a diferentes comunidades en África donde las necesiten. Aunque las prótesis son simples, pueden ayudar a mejorar la vida de niños con amputaciones.

El colegio de Lajares se ha caracterizado en últimos años por realizar campañas solidarias. De hecho, a través de la asociación Aseda, han mandado hace unas semanas material higiénico y escolar hasta Gambia. «Teníamos solo una semana para hacerlo y se implicaron todas las familias del centro. Llenamos un maletero de cepillos y pasta de diente. También participaron las librerías Tagoror y Andrómeda».

En el ‘top ten’ de los mejores docentes de España

En 2019, Loida González vuelve a estar en el top ten de los premios Educa, que reconocen las buenas praxis y metodologías docentes en España. Lo está por tercer año consecutivo en Educación Primaria. En enero se conocerá a todos los números uno de cada categoría.