Entrevista a Juan Magán

Magán: «No hago música para buscar problemas»

23/07/2018

«Es un placer» termina la entrevista el músico de Badalona, y es la única expresión que denota la influencia de República Dominicana, país donde se nacionalizó hace cinco años. El próximo 17 de agosto actúa en el Cotillo Live Music, de la mano de Mouro Producciones y en colaboración con el C.D. El Cotillo.

— Como usted, Diego El Cigala también ha elegido República Dominicana para vivir. ¿También comparte con el artista flamenco sus ganas de grabar con Beyoncé?

— Claro, claro, (se ríe) a quién no le gustaría grabar con Beyoncé, una artistaza de los pies a la cabeza. Sería brutal. A El Cigala lo he visto alguna vez por la calle y nos hemos saludado, pero nada más.

— Confiesa influencias musicales heterogéneas: Héroes del Silencio, Bob Marley, Queen.

— La cultura musical de las personas enriquece y yo tuve la gran suerte de oír música latina, rock, cuando era adolescente.

— ¿Hastiado de que le llamen el rey electrolatino?

— Cansado no, porque es un honor que lo hagan, pero reconozco que al principio me pesaba un poquito tener que están dando la talla. Hay personas que quizás tengan menos responsabilidades. Pero cansado, no. Al contrario, se lo agradezco mucho a la gente.

— ¿Cómo explicaría la música electrolatina a los no iniciados, quizás como una pachanga más moderna?

— Pachanga no, porque es un término muy peyorativo y muy español. La música electrolatina es una fusión de música electrónica con la latina, la fusión perfecta para que, a quien no le guste una u otra, le pueda entrar fácilmente. La música latina es muy rica y muy amplia y llamar pachanga a todo lo latino es tener un prejuicio.

— Productor, músico, compositor, ¿con qué etiqueta está más a gusto?

— Lo que más me gusta es componer y producir música. Aunque no lo parezca, los artistas somos algunos muy introvertidos. En mi caso, me gusta estar en el estudio a solas, sin nadie, componer mi propia música.

— Está usted entre los tres artistas españoles más escuchados en el extranjero, junto a Alejandro Sanz y Pablo Alborán. ¿Qué tiene en común musicalmente hablando con ambos?

— Supongo que nuestro amor por la música, aunque supongo que compartimos muchísimas más cosas. Nunca he hablado profundamente con ninguno de los dos, pero, por lo que he hablado superficialmente con ambos, entiendo que es la pasión por lo que hacemos, que es, además de nuestro trabajo, nuestro hobby, nuestra pasión y vida.

— ¿Soñó alguna vez el chico nacido en un barrio humilde de Badalona con tener 400.000 seguidores en Facebook, 300 millones de descargas en Youtube, 391.940 seguidores en Twitter y 700.000 visitas en MySpace?

— No porque, paradójicamente, siempre he sido una persona muy alejada de las redes sociales y de internet. Quizás la gente ha visto una figura muy cercana, muy real, y me concedieron el derecho a ser uno de los más escuchados. Pero no, jamás lo pensé, de verdad que no.

— Grabó usted con Paulina Rubio, Pitbull, Don Omar, ¿con quién repetiría?

— Me encanta todo tipo de música, así que no podría decir uno, sean personas más famosas o menos famosas. En realidad, cualquier artista que aporte algo a mi música y no suena a más de lo mismo, siempre será un placer compartir ideas y fusionar para hacer una canción.

— ¿Reconoce que un músico se acostumbra al éxito de una canción y acaba haciendo todas iguales?

— Yo entiendo que el público se acostumbra a un estilo que le recuerda a ti, pero no a repetir una fórmula de éxito porque eso es muy aburrido y, el que lo suele hacer, le falla porque llega un momento en el que flaquea. Creo que tienes que ser arriesgado y buscar nuevos sonidos y ampliar tu espectro de sonidos. Si te acomodas, la fastidias.

— Dígame, ¿le dedicaría un temita electrolatino a Puigdemont?

— Yo se lo dedico a todos los políticos que luchan por sus ideales y por su pueblo, Si Puigdemont lo está haciendo, que no lo sé, ni soy especialista en política, se lo dedico. Ahora bien, si es un tipo que llegó al poder para quedarse sentado y robar al pueblo, no le hago nada.

— ¿Ha salido indemne de las acusaciones de letras machistas que sí han salpicado a otros colegas?

— Alguna vez han intentado denunciar mis letras por machistas, pero no hago música para buscar problemas sino para bailar y porque respeto a la mujer por encima de todo.