La Oliva echa una mano a los propietarios de las chozas de Lobos

28/02/2019

El Ayuntamiento les asesorará en la acreditación de los 30 años de posesión ininterrumpida de cada una de las casi 60 construcciones del islote que buscan ser catalogadas como BIC

Al auxilio de los propietarios de las chozas de la isla de Lobos ha acudido el Ayuntamiento de La Oliva, que se ha comprometido a asesorar al colectivo social y cultural que propugna la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de Sitio Etnográfico, para este conjunto de construcciones. El Cabildo de Fuerteventura desestimó esta semana su solicitud y les requirió, entre otros, la acreditación de al menos 30 años de posesión ininterrumpida de cada una de las casi 60 chozas.

Además de prestar ayuda en lo tocante a la justificación de la posesión de las viviendas, el Ayuntamiento también se comprometió a la realización de los estudios técnicos necesarios que corroboren la antigüedad del poblado. El alcalde Isaí Blanco transmitió al representante del colectivo Tinín Martínez su convencimiento de que el caserío de Lobos «tiene interés etnográfico y que es representativo del modo de vida que había en Fuerteventura antes del turismo. Incluso a día de hoy, todavía hay marineros que utilizan este refugio», dijo Blanco y defendió que «los pescadores y sus herederos tienen derecho a usar sus chozas».

Por su parte, Tinín Martínez dio por seguro que la asociación puede demostrar que todas las viviendas actuales tienen más de treinta años «y algunas incluso más de doscientos». Prueba de ello es que en 2001 la Demarcación de Costas derribó dos chozas que consideraron modernas. «El resto no se expedientó, con lo que queda claro que no vulneran la norma. Ahora sólo tenemos que trabajar duro para demostrar su interés histórico».

Al margen de la plataforma Lobos para Todos

Tinín Martínez, portavoz de la asociación cultural y de investigación del poblado de chozas, anunció durante su entrevista con el alcalde Isaí Blanco la salida del colectivo de la plataforma Todos para Lobos, Lobos para Todos. «No vamos a participar en el debate de la capacidad de cargar del islote».

El colectivo de las chozas se sumó a la convocatoria de la concentración del pasado enero en Corralejo en protesta por las limitaciones a la capacidad diaria de visitantes de Lobos, entre otras cuestiones, que afecta sobre todo a los armadores de las líneas autorizadas y a los propietarios de los watertaxis.

Desde la asociación del poblado de la isla que impulsa el BIC, se aboga por un modelo de visitas «regulado, de calidad, y que permita un uso sostenible del islote para su disfrute por la población local, los turistas, y sin perjudicar al tejido económico que se desarrolla en torno al parque».