Mucha agua, barrancos corriendo y pocas incidencias

La primera borrasca que se acerca este otoño a las islas deja importantes precipitaciones, granizo y miles de rayos en un día en el que medio archipiélago estuvo en aviso amarillo. En Lanzarote y Fuerteventura se suspendió toda la actividad lectiva por la tarde.

ROSA RODRÍGUEZ | / SANTA CRUZ DE TENERIFE

Miles de rayos, truenos y una buena granizada en el norte de Tenerife anunciaron la madrugada del jueves la tormenta que durante todo el día anegó calles, hizo saltar alcantarillas y dejó correr barrancos. Durante la jornada se registraron infinidad de incidencias, las mismas que casi cada vez que llueve con intensidad sobre las islas, aunque ninguna de relevancia salvo el rescate de cuatro personas de una cueva ubicada en el mismo cauce del barranco de El Hierro, en Santa Cruz de Tenerife, donde vivían.

La alerta declarada por el Gobierno desde la noche del miércoles en Lanzarote y Fuerteventura, las islas que, por mor de su orografía e infraestructuras, se llevaron la peor parte, tuvo su correspondencia en la suspensión ya por la tarde por parte de la Consejería de Educación de toda la actividad lectiva y no lectiva. También en La Graciosa se cerraron los centros escolares y, según avanzaba el día, prácticamente cualquier actividad se paralizó. Hoy se espera que la actividad se retome con normalidad.

Durante la jornada, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que mantuvo el aviso amarillo hasta las 18.00 horas en las islas orientales y en Tenerife hasta las diez, llegó a registrar más 52 litros por metro cuadrado en Santa Cruz de Tenerife, 45 cayeron en La Oliva, 42 en Izaña, 42 en Anaga, 36 litros en Tías y en Melenara y el centro forestal de Telde se superaron los 30 litros.

Vídeo.

El temporal provocó el cierre de carreteras en Fuerteventura, donde desde primera hora se cortaron la FV-2, en el kilómetro 52 por desprendimientos, FV-20 a la altura de Tuineje y la FV-413 se vio afectada por riadas en los márgenes en la zona comprendida entre La Antigua y el Castillo. El Complejo Ambiental de Zurita permaneció cerrado todo el día. También en Lanzarote, el Cabildo cerró las carreteras del mirador del Rio y Caleta de Famara y en ambas islas la mayoría de ayuntamientos decidieron suspender las actividades al aire libre programadas y fueron múltiples las incidencias registradas en las calles de Arrecife y Puerto del Rosario, donde el sistema de alcantarillado casi no dio avío.

En Gran Canaria, las carreteras no se vieron especialmente afectadas por las lluvias y todas se mantuvieron abiertas. Unicamente sufrieron desprendimientos y caídas de ramas la GC-200 y la GC-15, que llegó a estar cortada unas horas. El Cabildo decidió suspender los trabajos de asfaltados en la GC-1 Arguineguín-Pasito Blanco y los que lleva a cabo en el muro de contención en la carretera que une Firgas con Valleseco. Los barrancos respondieron bien a los más de 30 litros por metro cuadrado que cayeron en zonas del sureste de la isla, aunque sin apenas incidencias de importancia.

También en Tenerife se registraron problemas en las carreteras y múltiples incidencias.

Desde la medianoche hasta las tres de la tarde la sala de 1-1-2 coordinó 253 intervenciones relacionadas con las lluvias (149 Tenerife, 55 Gran Canaria, 29 Fuerteventura y 20 Lanzarote) en las que participaron recursos de emergencias de distintas administraciones.

A lo largo de la tarde, la actividad tormentosa provocada no ya por la borrasca, sino por el viento que induce y trajo consigo la entrada de aire subtropical del sur, paralelo a la costa africana y cargado de humedad, fue disminuyendo y ya para hoy, según el delegado de la Aemet en Canairas, Jesús Agüera, se espera que se produzcan chubascos pero de modo muy aislados. El viento reinante en altura ha impedido el anclaje de las formaciones nubosas de convección y por tanto las descargas torrenciales en puntos como Anaga o el sureste de Gran Canaria.