Agüimes reina con más de 37 grados

    Cargando reproductor ...
06/08/2018

El municipio del sureste grancanario alcanzó este domingo la máxima temperatura del archipiélago a las 14.00 horas, mientras que la ola de calor en la península se ha cobrado tres víctimas mortales, dos en Murcia y una en Barcelona

Gran Canaria se llevó este domingo la peor parte en Canarias en cuanto a calor, con una máxima de 37,2 grados en Agüimes, a las 14.40 horas. El Gobierno canario activó la alerta por calor en la isla, mientras que mantuvo la prealerta para Lanzarote y Fuerteventura.

La declaración de alerta por parte de la Dirección General de Seguridad y Emergencias en la isla de Gran Canaria fue consecuencia de una previsión que apuntaba temperaturas máximas de entre 30 y 38 grados y lo cierto es que el pronóstico se cumplió. Tras los 37,2 grados de Agüimes se situó Telde, con 36,4 a las 15.30 horas.

En Lanzarote y Fuerteventura se mantuvo la situación de prealerta por temperaturas máximas de entre 30 y 34 grados, si bien en algunos momentos de la jornada se superaron estos valores de forma puntual. En las tres islas los valores más altos se dieron en las medianías y en las zonas altas, sobre todo de las vertientes oeste y sur.

En cuanto al viento, Canarias registró ayer la máxima nacional, con 58 kilómetros por hora en el aeropuerto de El Hierro y 51 en Haría, mientras que el registro de rachas más fuertes fue para San Sebastián de La Gomera, con 77 kilómetros por hora.

Para hoy lunes, la Agencia Estatal de Meteorología mantiene aviso amarillo en el sur de Tenerife; centro y sur de Gran Canaria y al completo en Fuerteventura y Lanzarote.

En la península. Los registros de Canarias están por debajo del calor asfixiante registrado en la península, donde este lunes se despiden de la primera ola de calor del verano, que hasta este domingo había provocado la muerte de tres personas y la hospitalización de al menos otras dos.

Este fenómeno comenzó el pasado miércoles, día 1, y los peores días de calor, en general, fueron el viernes y el sábado.

La ausencia de nubosidad generalizada, el bochorno y los termómetros elevados seguirán siendo protagonistas en casi toda España al menos hoy lunes; de hecho, al igual que estos últimos días, se prevé que puedan estar en alerta naranja y amarilla por riesgo de máximas temperaturas más de 30 provincias. No obstante, el calor perderá intensidad en comparación con los días precedentes.

Y es que, a partir de este lunes, según la Agencia Estatal de Meteorología, se irá acercando a la península un frente atlántico que será el responsable de poner fin a esta ola de calor y que podría traer, al final de la jornada de este lunes, cielo encapotado en el norte y oeste de Galicia, además de las primeras precipitaciones en el litoral de esa comunidad y norte de Asturias.

El sábado se registraron las temperaturas más altas de la semana: las estaciones meteorológicas de municipios de Huelva, Badajoz, Córdoba y Sevilla marcaron temperaturas entre los 44 y 46,6 grados.

Las tres últimas noches en estas zonas, al igual que en la mayor parte del país, fueron sofocantes y de insomnio; por ejemplo, en Barcelona, en el puerto de Palma, en Alajar (Huelva) y en Serradilla (Cáceres) las mínimas estuvieron alrededor de los 28 grados. Frente a este calor, otros tuvieron más suerte, sobre todo en zonas altas: ayer se registraron mínimas de 9,8 grados en Cedrillas (Teruel) o de 10 en Benasque (Huesca), a primera hora de la mañana.

Ayer, los termómetros marcaron incluso por debajo de esos 10 grados, como en Villablino (León), donde ha amanecido con 7,7 grados, o en Palacios de la Sierra (Burgos), con 8,7 grados.

Tres fallecidos. Las altas temperaturas han dejado estos días en la península tres fallecidos por golpes de calor, dos en Murcia y uno en Barcelona.También hay dos hombres hospitalizados, uno en Murcia, que evoluciona favorablemente, y otro en Cartagena, que sigue grave.

Las autoridades recomiendan siempre en esta época limitar la exposición al sol, mantenerse en lugares correctamente ventilados e ingerir comidas ligeras.