Jordi Sánchez, en una imagen de la serie 'Señor, dame paciencia' / r. c.

Jordi Sánchez, actor «No me siento encasillado en personajes enfadados»

El intérprete protagoniza la ficción 'Señor, dame paciencia', continuación de la exitosa película que lleva el mismo nombre

J. MORENO Madrid

El actor Jordi Sánchez (Barcelona, 57 años) vuelve al trabajo tras encontrarse «perfecto» y «sin secuelas» de su dura experiencia con la covid, por la que estuvo 24 días entubado y sufrió un coma inducido. Ahora, presenta su última ficción, 'Señor, dame paciencia', la continuación de la exitosa película que él protagonizó con el mismo nombre y que cuenta la historia de Gregorio, un padre de familia ultraconservador, reaccionario y lleno de prejuicios cuya situación vital se complica cuando una demanda relacionada con el accidente de su mujer le hace perder dinero, trabajo y su piso en el barrio de Salamanca, quedando a merced de sus hijos. La ficción está disponible en la plataforma Atresplayer Premium, con un nuevo capítulo cada domingo, y muy pronto se estrenará en Antena 3.

–¿En qué punto se encuentra Gregorio en esta serie después la película?

–Está en el peor momento de su vida, porque es un señor ultraconservador y reaccionario. El hombre, mientras ha vivido en su casa, en su barrio de Salamanca, y ha estado trabajando en su banco, pues ha estado maravillosamente bien. Sin embargo, en el momento en el que le expulsan del trabajo, pierde su casa y tiene que ir a compartir su vida con estos cuatro hijos con los que no se entiende en absoluto, pues en ese punto terrible de su vida está. Se siente agredido por todo lo que se mueve y más.

–¿Qué pensó cuando le ofrecieron por primera vez interpretar este personaje?

–Pensé que me gustaba mucho que el hombre, al final, cambiara. Se da cuenta de que si no quiere estar solo, lo que tiene que hacer es aprender de los demás y ceder porque él no tiene la verdad absoluta. Me gustaba mucho del personaje que al final pidiera perdón por haber sido tan duro e intolerante.

–¿Es un personaje muy diferente a usted?

–Sí, ya te digo yo que sí (risas). No soy conservador, ni reaccionario ni esas cosas. No se parece a mí. Creo que lo mejor es entenderse con los demás aunque no compartas muchas cosas. Es la mejor forma de ir por la vida.

Amistad

«Con Silvia Abril es imposible no reírse. Es una amiga, además de una gran compañera»

–Dígame algún aspecto positivo de Gregorio.

–Destaca que quiere a sus hijos, como todo padre, y eso hará que vaya modificando sus conductas e intente cambiar y aprender algo de los demás. Hasta ahora, a Gregorio no le había hecho falta porque había vivido encerrado en ese búnker, pero en el momento en que tiene que salir fuera, o aprende o se queda más solo que la una.

Mente obtusa

–¿Comparte mucho Gregorio con su otro personaje por excelencia, Antonio Recio, de 'La que se avecina'?

–Es cierto que los dos personajes son muy conservadores y bastante obtusos de mente. Pero lo fundamental, en estos casos, es que los guionistas sean diferentes. Entonces no hay problema ninguno. Hay mucha gente ultraconservadora y hay muchos perfiles distintos. Son productos diferentes y series distintas, y en ese sentido, no me preocupa mucho.

–¿No teme quedarse encasillado en este tipo de personajes enfadados?

–Gregorio es un personaje desubicado, Antonio Recio está enfadado. Pero el de 'Señor, dame paciencia' está perdido, se siente agredido y asustado. No me siento encasillado en personajes enfadados. Me siento encasillado en personajes que son unos intransigentes e intolerantes, pero tampoco la palabra es encasillado. Coinciden en que estos dos personajes lo son.

–Vuelve a coincidir con la actriz Silvia Abril, amiga y con quien ha compartido muchas escenas de ficción. ¿Cómo ha sido el reencuentro?

–Con Silvia Abril coincido en series, películas y aquí otra vez. Con ella siempre hay muchas risas, y mira que la conozco y la tengo calada, pero con Silvia es imposible no reírse. Es una amiga, además de una gran compañera de trabajo.

–¿Cómo se encuentra de salud?

–Me encuentro muy bien. Ya hace mucho que pasé la covid y estoy perfectamente, no tengo secuela alguna, por suerte. Cuando la sufrí, estuvo meses pensando en no hacer nada y ya me hecho una película y he participado en otra serie. El estar durmiendo en la UCI por el coronavirus ya forma parte del pasado.