«’Sálvame’ saca los fogones»

21/05/2020

El programa de Telecinco incorpora una nueva sección para los viernes en la que ocho de sus colaboradores tienen que cocinar bajo la mirada de Sergi Arola

Duelo culinario en el lugar menos pensado. El plató de ‘Sálvame’ (Telecinco) se convierte cada viernes a las 22:00 horas, a partir de mañana, en una cocina para dos de sus colaboradores, que deben preparar una cena de gala para 12 comensales. Lydia Lozano, Kiko Matamoros, Marta López, Alonso Caparrós, María Patiño, Mila Ximénez, Chelo García Cortés y Antonio Montero son los participantes, y con Javier Vázquez como presentador, se situarán cada semana en pareja frente a los fogones para convencer a sus comensales, entre los que se encuentran los chefs con estrella Michelin Begoña Rodrigo y Sergi Arola (Barcelona, 52 años).

«Estamos hablando de un programa que desde hace 10 años está presente en millones de hogares en toda España», comenta el propio Arola, a quien le parecían «personajes lo suficientemente conocidos, amados, odiados o admirados» como para subirse al carro del concurso, insertado en el tramo final de ‘Sálvame’.

Ya en la promo, los participantes dicen no tener mucha idea del tema (Marta López), que su intención es no hacer el ridículo (María Patiño), o que no están hechos para recibir órdenes (Mila Ximénez), pero el cocinero catalán dice que no teme que ninguno le prepare un desastre. Tampoco tiene un favorito, o, al menos, no lo desvela, «aunque solo sea por el ‘fair play’ (juego limpio)», ya que «estaría feo viniendo de un juez».

Arola ha pasado por numerosos de programas de televisión, pero, curiosamente, donde ha tenido un papel más protagonista ha sido en Chile, «un país muy importante» en su trayectoria profesional y en su vida desde hace muchos años. De hecho, después de asesorar un restaurante durante 5 años allí, le ofrecieron participar en ‘MasterChef’ (Canal 13), y, al cabo de dos años, en un formato inédito, ‘El discípulo del Chef’ (Chilevisión), en los que el público fue tan cariñoso que se sintió «como en casa».

Y precisamente en su casa de Madrid es donde ha permanecido en solitario las diez últimas semanas, por lo que todavía no ha podido incorporarse a su restaurante, situado en el hotel Penha Longa, en Portugal, que ya está abierto. Arola ha matado el tiempo tocando mucho la guitarra, e incluso componiendo canciones, y haciendo «haciendo acopio de recetas que tenía desparramadas por aquí y por allí», y asegura que no ha llegado a aburrirse.

Además, siempre están disponibles la lectura y la televisión, donde reconoce que, aunque es «muy amigo de Pepe (Rodríguez) y de Jordi (Cruz) solo ve algunos capítulos sueltos de ‘MasterChef’. Tanto, que ha hablado con Jordi esta semana, de cara a su nueva aventura televisiva, que da comienzo mañana.

Para estos días, a punto de empezar la temporada de «recomendar sopas frías», el chef aconseja no complicarse mucho la vida en casa, «e intentar ayudar a la gente del campo, la ganadería, consumiendo productos españoles». Y bien sabe lo que es no complicarse, porque confiesa que no es «precisamente un cocinitas» cuando está solo en casa. «La cocina es el culmen de una relación emocional con tu cliente, con tu amigo, con tu pareja... y cuando estás solo, lo que haces realmente es prepararte la comida para alimentarte», explica.

Y por último, recuerda que a comienzos del siglo XX «tuvimos la llamada gripe española de 1918, con millones de muertos», y también la Primera Guerra Mundial, y sin embargo, la etapa siguiente fue conocida como ‘los felices años 20’. «Hay que ser un poco optimistas y sobreponerse. Tenemos un país maravilloso, y lo único que tenemos que hacer es creérnoslo y sacarlo adelante, porque podemos», reflexiona Arola.