Kiko Rivera y Jorge Javier Vázquez, durante el especial 'Cantora: la herencia envenenada'. / R.C.

Una media de 300 minutos diarios para Isabel Pantoja

Telecinco ha monopolizado su programación y ha disparado su audiencia con contenidos que giran en torno al universo de la inquilina de Cantora

J. MORENO Madrid

Si usted es un espectador acérrimo de Telecinco, es probable que escuche más hablar de Isabel Pantoja que de su familia, vecinos o amigos. Que conozca más los entresijos de Cantora que los de su propia casa. Y que se posicione tajantemente a favor de la folclórica o de la familia Rivera, que cuenta desde hace tres semanas con el apoyo incondicional (para otros, una traición) de Kiko Rivera. Pero no se preocupe, porque no es el único.

El 13 de noviembre, más de 3,7 millones de espectadores y un 31,5% de 'share' se quedaron pegados a la pantalla ante las confesiones más duras de 'Paquirrín' contra su madre. El 'pequeño del alma' se sentía engañado y estafado, decía, y había descubierto unos trajes de su padre en una habitación de Cantora que habían sido reclamados durante años por su familia paterna. Una audiencia estratosférica, más propia de un partido de fútbol, para un programa especial, 'Cantora: la herencia envenenada', que logró que Telecinco recuperase el liderazgo en el 'prime time' del viernes frente a 'La voz' de Antena 3. Este espacio, precisamente, estaba destinado a emitirse solo una semana, pero su éxito ha desbordado los planes de la productora La fábrica de la tele y la cadena, que lo han renovado y alargado sin fecha de caducidad. Solo ha prendido la mecha de un culebrón, el de la herencia de Paquirri, que vuelve a la actualidad 36 años después de la muerte del torero.

Desde entonces, el canal ha volcado los contenidos de su programación en programas maratonianos sobre el mismo asunto. No le faltan personajes secundarios: la hija, Isa, es concursante del 'reality' de Telecinco 'La casa fuerte'; Antonio Canales Rivera participa en 'Quiero dinero', en 'Sálvame Tomate', y la sobrina de la cantante, Anabel Pantoja, es colaboradora de las distintas versiones vespertinas de 'Sálvame'. A todas horas, zapear por la principal cadena de Mediaset es sinónimo de Pantoja. También en fin de semana, donde 'Socialité' (21,1%) y 'Viva la vida' (18,3%) firmaron sus mejores registros de temporada con la resaca del primer especial sobre Cantora.

Pero ¿qué tiene Isabel Pantoja para convertirse en el talismán de audiencias para Telecinco? «En España quedan pocas estrellas de esa magnitud, como ella, con ese aura de personaje antiguo, inalcanzable e inaccesible. Una folclórica de las de antes», explica el periodista televisivo de 'Bluper' Juanma Fernández. «El estado actual de la parrilla de Telecinco también permite que se le puedan dedicar tantas horas en directo», dice. «No encuentro ningún precedente anterior», subraya el experto, quien apunta que en estos programas se vierte «más opinión que información».

«Va a perdurar en el tiempo todo lo que puedan porque han demostrado que con muy poca información pueden estar hablando cinco horas del mismo tema», declara Fernández, que calcula que Telecinco está dedicando «una media de 300 minutos diarios» al culebrón Pantoja-Rivera. «Y hay personajes satélites a la 'tonadillera' que van a ir desfilando», avisa.

Contrato millonario

La relación de amor y odio entre la cantante y Mediaset viene de lejos. Ambos firmaron 'la paz' en abril de 2019 con un contrato millonario por el que Pantoja concursó en el 'reality' de 'Supervivientes' y se embarcó en otros proyectos que salieron adelante, como ser miembro del jurado de 'Idols Kids'. La andaluza está ligada al grupo de comunicación hasta abril de 2021 y, salvo sorpresa, todo parece indicar que la relación contractual continuará.

Lo que no presentará serán las Campanadas de fin de año. Mediaset tentó a la artista para decir adiós al 2020 desde la Puerta del Sol tras el éxito abrumador que consiguió en 2011, cuando las dio junto a Jorge Javier Vázquez y su hijo Kiko Rivera. Aquella cita marcó las uvas más vistas de la historia del canal, con un 22,1% de cuota de pantalla. Sin embargo, esta opción no ha prosperado en esta ocasión y Telecinco ha elegido a los presentadores Sandra Barneda y Christian Gálvez para dar la bienvenida al año nuevo desde Gran Canaria.

Fue en el extinto 'Aquí hay tomate', que presentaban Carmen Alcayde y Jorge Javier Vázquez, donde Pantoja comenzó sus encontronazos con Telecinco. Pero el episodio más polémico fue la emisión de la miniserie 'Mi gitana', un 'biopic' no autorizado sobre la figura de la cantante donde se mostraba una imagen poco agradable sobre su pasado. Llevó la película sobre su vida a la justicia y ganó. En 2018, un tribunal prohibió a Telecinco volver a emitir el telefilme y obligó a retirarlo de su página web y dejar de comercializarlo en formato DVD.