Cristina Pedroche, con su modelo de Nochevieja. / A3

Campanadas 2021: del discurso de Obregón a la 'mascarilla' de Pedroche

Serena pero sin evitar las lágrimas, la actriz lanzó un emotivo homenaje a los fallecidos este año en su regreso a TVE | La presentadora de Atresmedia hizo un guiño con su vestuario a los edredones del confinamiento y los cubrebocas que nos han acompañado en 2020

CECILIA CUERDO Madrid

Las campanadas con las que dimos la bienvenida a un 2021 repleto de esperanza tras el dolor causado por el coronavirus contaban con un componente más emotivo que otros años, el simbolismo de despedir un año para el olvido. Y la emoción y entereza de Ana Obregón, uno de los rostros históricos de la televisión de este país, acabó eclipsando al resto de propuestas por su discurso cargado de mensajes de ánimo e ilusión pese a su duelo.

La emoción, rayando las lágrimas en muchos casos, a punto estuvo de impedir que quienes vieran las campanadas en TVE pudieran tomarse las uvas. Obregón regresaba a su casa, la misma en la que ya despidió el año en 2004, y lo hizo con un sentido homenaje a su hijo Aless, fallecido en mayo a causa de un cáncer, y a quien, como en hiciera otros años, mandó un beso, esta vez dirigido al cielo. Pero también se acordó de todos aquellos que este año nos han dejado, «a causa de la pandemia, también muchísimas por el cáncer, que casi nunca se habla de ello. Por ello, los que son los verdaderos héroes de este año, los que han luchado hasta el final. Por los que siguen luchando, voy a pedir un aplauso».

«Esta noche quiero mandar un mensaje de esperanza. Sé que muchas personas que están en casa han pasado un año difícil y se identifican conmigo porque también han perdido a un ser querido. Esta noche, cuando suenen las 12 campanadas, sé que los vamos a recordar. Sé que vamos a mirar al futuro con la convicción de que juntos, pero con mucha responsabilidad, saldremos de este túnel», dijo la actriz, dignísima y contenida en su pena mientras a su lado temblaba Anne Igartiburu, que a falta de abrazos para apoyar a su amiga le ofreció la mano en varias ocasiones. Por primera vez, dos mujeres eran las elegidas para dar la bienvenida en la cadena pública al año nuevo.

«Lo más importante en esta vida es dedicar tiempo y amor a las personas que quieres, porque cuando te vas, es lo único que te llevas. Pero para dedicar ese amor y ese tiempo a las personas que quieres, tienes que tener a las personas que quieres contigo. Y para conseguir eso, tenemos que ser responsables», concluyó. De fondo, una espectacular Puerta del Sol vacía, cruel recuerdo de los peores días del confinamiento, desde la que Nacho Cano quiso rendir también su homenaje con una versión especial de 'Un año más'.

Arriba, Anne Igartiburu y Ana Obregón. Abajo, Cristina Pedroche. / R.C.

La tristeza había recluido a la actriz en su casa, según explicó las campanadas fueron la tercera vez que salía de su casa desde la muerte del joven. Ni siquiera lo hizo para las pruebas del espectacular vestido confeccionado por Alejandro de Miguel. Ya había dicho que no vestiría un luto al uso, y se decantó por el blanco, señal de duelo. Un diseño de crepé pesante de seda natural, ajustado a la cintura, con escote barco y manga con volumen. Un broche de cristal de estrellas prendido a la cintura, simulando un abrazo, completó un aderezo rematado por joyas de Rabat. A su lado destacó el estilizado corte sirena del Lorenzo Caprile que lucía Anne Igartiburu, en rojo como ya es tradición en ella. Un diseño metalizado de cuello a la caja y hombreras pronunciadas que no apagaron el brillo de las joyas diseñadas por Lisi Fracchia para la ocasión, con una gema talla Francia bautizada como 'Campanada'.

A juzgar por los comentarios en redes, el discurso de Ana Obregón eclipsó otro de los momentos tradicionales de los últimos años: la expectación por el vestido de Cristina Pedroche, que una vez más, y van siete, repetía junto a Alberto Chicote en Antena 3. Y a quienes los compromisos publicitarios y la necesidad de mostrar el vestido hicieron que se saltaran el momento de los cuartos, para mayor confusión de los espectadores que esperaban uvas en mano.

Con la complicidad de su estilista y amigo Josie, en vez de capa para abrigarse en los momentos previos, lució esta vez un abrigo ideado por Pedro del Hierro que simulaba un edredón, en homenaje a todas las mantas y nórdicos que acompañaron a los españoles durante el confinamiento y que rápidamente fue carne de meme en internet. Debajo ocultaba otro guiño al año que se fue: un sugerente minivestido, también de Pedro del Hierro, cuajado de piedras y sostenido por dos tirantes finísimos que recordaba a una mascarilla. Un diseño más escueto que en otras ocasiones, y que muchos asemejaron sin embargo a un delantal. Un tocado compuesto por 2021 cristales que rodeaban la cabeza y bajaban por la coleta completó el conjunto junto a unas espectaculares botas altas, también cuajadas de cristales y en el mismo tono azulado de los cubrebocas.

La presentadora, que perdió a su abuela a causa del coronavirus, quiso lanzar un guiño a los sanitarios y otros trabajadores que no pararon durante la pandemia. «A ellos y ellas le debemos seguir haciendo las cosas con responsabilidad y pensar que el futuro será mejor y que, por supuesto saldremos de ésta. Le pido al 2021 que cuando todo esto pase podamos abrazar a nuestras abuelas, a nuestros abuelos, y que lo hagamos como hemos aprendido: con calma, sin prisa, con fuerza, como si fuera el último abrazo».