Alberto Chicote regresa a La Sexta con '¿Te lo vas a comer?' / LaSexta

Alberto Chicote | Presentador

«Con la crisis, mucha gente ha decidido cocinar en casa y vender la comida en las redes sociales»

El popular chef regresa a La Sexta con '¿Te lo vas a comer?', donde defiende los derechos de los consumidores

J. MORENO Madrid

El cocinero Alberto Chicote (Madrid, 52 años) vuelve a ponerse el traje de investigador para denunciar y buscar explicaciones a los fraudes que se cometen con el mundo de la alimentación. En la nueva entrega de '¿Te lo vas a comer?', que La Sexta emite esta noche a partir de las 22:30 horas, el chef se fija en el timo de la 'Spanish food' en las calles de Londres. El programa reunió la semana pasada a una media de 882.000 espectadores y un 7,1% de cuota de pantalla en el estreno de la cuarta temporada.

-¿Ha seguido recibiendo denuncias y quejas por redes sociales para este programa?

-Prácticamente a diario. Creo que no hay día que reciba un mensaje de alguien diciendo que en el colegio de su niño se hace esto o en el hospital donde está alojado su padre, esto otro. Cada vez que me pongo a revisar los mensajes en Instagram, sale alguna queja. Al verbalizarlo, enseñarlo y contarlo, el programa alberga la esperanza de que tenga una repercusión y que haya gente que cambie su modus operandi, pero por desgracia no siempre ocurre así.

-¿Qué puede destacar de la nueva temporada?

-'¿Te lo vas a comer?' nos da muchísimas alegrías. La gente lo recibe con muchas ganas y mucho ímpetu pero la verdad es que te encuentras cosas que son bastante desoladoras. Empezamos el pasado martes con el despilfarro alimentario y es estremecedor ver cómo estamos tirando a la basura 7.500 millones de kilos al año mientras hay gente sin comer. También veremos cómo, a raíz de la crisis sanitaria, mucha gente ha decidido cocinar en su casa y poner la comida a la venta en redes sociales. Nos hemos dado cuenta de la cantidad de riesgos que se asumen con un servicio como éste. Y vamos a fijarnos en las dietas milagros y pastillas milagrosas, que están haciendo su agosto.

-Ahora hay mucho debate con las cocinas fantasmas en las grandes ciudades. ¿Van a abordarlo?

-No el de las cocinas fantasmas, pero sí el de las cocinas domésticas. Está creciendo muchísimo como un negocio colaborativo, pero no nos damos cuenta de la cantidad de riesgos y problemas que genera.

Los más emotivos

«Los programas que hemos hecho en residencias de mayores te tocan el corazón»

-Fue absuelto tras ser denunciado por el dueño de un restaurante que le acusaba de coacciones. ¿Cómo vivió este proceso?

-En este caso, aquella persona consideró que era buena opción poner una denuncia y nosotros consideramos que no tenía razón. Así lo hicimos y quedó claro que nosotros no habíamos cometido ningún delito. Fuimos acompañando a la Policía Municipal de Zaragoza en una revisión de determinados centros y a él le pareció que no teníamos que haber hecho eso, y nosotros que sí, y esto lo determinó la justicia.

-¿Se hace la vista gorda en este país con los temas relacionados con la alimentación?

-No sé si llamarlo vista gorda, pero lo que sí está claro, y en este temporada entramos bastante en esto, es que hay una falta de reglamentación enorme con respecto a muchos temas, como en el despilfarro alimentario. Ahí falta legislación. Luego sí que hay leyes en otros temas, pero vemos una falta de control para que las cosas se puedan tener en orden.

Atender al cliente

-¿Qué es lo que no puede aguantar ni permitir en un restaurante?

-La desidia, la falta de interés y el descrédito. El no intentar hacerlo lo mejor que puedas. Hay gente que no está dispuesta a dar su cien por cien cuando tiene que atender a un cliente. Ese momento de no atender como debes de hacerlo a la gente porque no quieres, me da muchísima rabia.

Las campanadas

«Todavía no tengo noticias de si las haré este año, pero las disfruto muchísimo»

-¿De qué entrega de '¿Te lo vas a comer?' se siente más orgulloso?

-De todas, de verdad te digo. Hemos tocado temas que han sido muy significativos. La labor que hemos hecho de contar, denunciar o destapar problemas o fraudes que se están realizando con aquello tan importante como es la alimentación, me parece que era necesario. Algunos programas sí que te tocan el corazón, como los que hemos grabado en residencias de mayores y hemos visto cómo se aprovechan de su edad.

-¿Ha reservado ya el 31 de diciembre para las Campanadas?

-Todavía no tengo noticias de que lo tenga que hacer. Estar el día 31 de diciembre dando las Campanadas me parece un regalo, no sé si del cielo o de Atresmedia que es quien lo decide. Lo disfruto muchísimo, me parece que es formar parte de algo enorme como es la entrada en el año, que todos vivimos con mucha ilusión, y a mí me encanta hacerlo.