Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 19 de abril
Ana Rujas, en una escena de la segunda temporada de 'Cardo' Tamara Arranz
'Cardo', retrato de una sociedad cruel con la reinserción de las presas

'Cardo', retrato de una sociedad cruel con la reinserción de las presas

La segunda temporada de la ficción de Atresmedia muestra el complicado camino de María (Ana Rujas) tras su salida de la cárcel

J. Moreno

Sábado, 11 de febrero 2023, 07:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

María ya no es la misma persona de antes. No quiere volver atrás. Tras pasar por la cárcel, quiere retomar la vida de otra forma e intenta alejarse de la espiral oscura que le consumió hace tan solo un año. Y en esta transición, el proceso de reinserción no va a ser fácil. Así arranca la segunda temporada de 'Cardo', la laureada ficción que estrena mañana sus nuevos capítulos en Atresplayer Premium, que quiere ir ahora un paso más allá y retratar una sociedad en la que no todo es tan bonito como parece.

Producida por Atresmedia Televisión en colaboración con Suma Content, las nuevas entregas de la serie arrancan como una evolución de la anterior en la que se ha producido un lapso de tiempo de tres años. Este salto temporal no es indiferente para la protagonista, María, a quien da vida Ana Rujas, en cuyo primer episodio se le concede el tercer grado, sale de la prisión y solo acude a dormir a un centro de integración social. Una nueva aventura de la vida, en la que se tendrá que enfrentar a las frustraciones diarias, la ansiedad y cumplir una de las promesas que juró durante su estancia en la cárcel: ayudar a una de sus excompañeras de celda en la relación con su hija.

Fe católica

«Tenemos a una protagonista en un momento vital distinto, con una manera de ver la vida diferente. Todo eso ha provocado que la ficción se arrastre formalmente a otra puesta en escena», avanza una de las creadoras de la ficción, Claudia Costrafeda, sobre la evolución del personaje principal de 'Cardo', que encuentra en la fe católica el camino para transitar hacia una nueva vida llena de adversidades en la calle. «María se intenta redimir de la culpa. Si el año pasado teníamos a esa mujer joven con los pelos rizados y esos bailes en la discoteca, en esta segunda temporada la veremos con una trenza, ansiolíticos y trabajando en un bingo. Todo ha cambiado radicalmente», explica.

Porque en este regreso a la calle, la religión y la figura de Santa Teresa de Jesús servirán de guía a una mujer joven que no encuentra su hueco en la sociedad. «Hemos heredado un poco la simbología religiosa de la primera temporada y esta vez sí que la hemos integrado en el personaje. Nos convenía para explicar quién era la nueva María», aclara Costafreda.

En este regreso al discurrir de la rutina diaria, a María le gustaría recuperar los vínculos de su pasado, pero las cosas han cambiado y se ha quedado sola. Sus amigas tienen otra vida. La reinserción no es fácil y ella intenta buscar trabajo. Sin embargo, no puede vencer la ansiedad, de modo que el mundo de los excesos y las drogas volverán a ser su válvula de escape. Si en la primera temporada 'Cardo' brilló por su fidedigno retrato de la generación de treintañeros, con sus fracasos sentimentales y laborales, futuros inciertos y expectativas que no se cumplen, sin saber tampoco cómo orientar el porvenir, en estas nuevas entregas se ha dado otra vuelta de tuerca.

«Esta temporada habla de la ansiedad, algo que sí que es importante en esta sociedad ahora mismo. La padecemos en mayor o menor medida cada persona, yo también, y eso no es un problema de una generación, sino de la sociedad presente», admite la actriz protagonista y cocreadora también de esta producción, Ana Rujas. «En estos capítulos no se va a reflejar exclusivamente a los treintañeros, sino a las madres, a otros personajes. También a los frikis. No solo vamos a mostrar un retrato generacional», añade Costrafeda.

Apenas año y medio después de su estreno, 'Cardo' se ha convertido en una de las pequeñas joyas de ficción nacional con más éxito fuera de nuestras fronteras. La revista especializada 'Variety' la colocó en su top 3 de las mejores series de 2021 y también recibió nominaciones a los premios internacionales Seoul International Drama Awards en dos categorías.

En diciembre, ganó el Ondas como mejor serie dramática. Una distinción de crítica y público, en definitiva, de una producción local, rodada en Carabanchel y Malasaña (Madrid). «Cuando ves una cosa de un sitio muy concreto, que retrata un lugar con su cultura y su forma de hablar, siempre es llamativo y atrae», dice Costrafreda, quien descarta una tercera temporada de esta historia: «Ya no hay más trama para María. La dejamos tranquila».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios