Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 23 de marzo
«Bendita sea la comparación con 'Downton Abbey' porque fue una serie preciosa»
María Castro / Actriz

«Bendita sea la comparación con 'Downton Abbey' porque fue una serie preciosa»

Interpreta a Pía Adarre en 'La Promesa', que emite La 1 de TVE por las tardes, cuyo personaje guarda un «secreto horroroso»

J. Moreno

Martes, 31 de enero 2023, 23:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

En la piel de una ama de llaves honesta pero exigente se mete la actriz María Castro (Vigo, 41 años), que vuelve a la ficción diaria con 'La Promesa', una serie que se emite de lunes a viernes en La 1 (16:30 horas) ambientada en el año 1913 y que cuenta la historia de Jana (Ana Garcés), quien comienza a trabajar en el palacio para vengar el asesinato de su madre y conocer la identidad de su hermano robado. Castro da vida a Pía Adarre, una mujer impecable en sus responsabilidades, que guarda un «secreto horroroso» que arrastrará a lo largo de la temporada.

-¿Qué ingredientes tiene 'La Promesa' para enganchar?

-Está ambientada en 1913 y creo que fundamentalmente lo que engancha, además de la estética preciosa de Bambú Producciones que te entra por los ojos, es que tiene unas tramas poco frecuentes en las series diarias, porque son completamente cambiantes. Yo, como lectora de guiones para después interpretarlos, no dejo de sorprenderme con lo que recibo. Hay personajes nuevos todo el rato, cosas que parecían que iban a ocurrir de una forma lo hacen de otra manera. Eso va a enganchar a la gente pegada a la butaca. Hay muchos entresijos detrás de la casa y secretos de los personajes.

-Su trama en la serie es muy dura y traumática.

-Soy la ama de llaves de 'La Promesa' y me encargo de velar por el correcto funcionamiento de la casa. Estoy en el medio, vivo abajo y trabajo arriba. Soy muy empática, aunque muy exigente, yo la primera. Y digamos que guarda un secreto horroroso desde el primer capítulo que lo va a arrastrar parte de la temporada. Tendrá que tomar la decisión más importante y vital de su vida, especialmente en aquella época, donde nada se sabía y todo se ocultaba. Que le pasara esto en aquellos momentos era una muerte en vida.

-¿Cómo ha sido volver con el equipo de Bambú con el que ya coincidió en 'Seis Hermanas'?

-Sí, me he reencontrado con muchos compañeros de 'Seis hermanas' con los que repito y otros nuevos. Siempre me llevo grandes sorpresas humanas. Hay un ambiente buenísimo.

-Aquella ficción no tuvo gran éxito en las tardes, pero sí logró después una cierta repercusión internacional.

-En las audiencias, la verdad es que no lo sé, porque yo me quedé embarazada en la segunda temporada y pudieron adaptar mi personaje, lo que agradeceré porque no siempre ocurre en este mundo. Lo recuerdo con un gran sabor de boca, no sé si en cuanto a números porque no me fijo mucho en los datos si la serie se sigue renovando. Me importa que tenga calidad y que me levante con ilusión para ir a trabajar. Hicimos una gran piña de amigas y tenía mis dudas, porque a veces trabajar con seis actrices a la vez, con un ritmo que a veces te estresa, puede provocar problemas. No pasó nada.

Más clasista

-¿Qué diferencia hay entre 'La Promesa' y 'Seis Hermanas'?

-La época es la misma. En 'Seis Hermanas' no estaba la parte del servicio tan presente y en 'La Promesa' hay dos mundos. Parecen dos series diferentes. En la parte de abajo es todo más cómico y arriba es más abolengo, más clasicista. Esa contraposición creo que le va a gustar mucho a la gente.

-¿Qué tiene que decirle a aquellos que acusan a esta nueva serie de ser una copia de la exitosa 'Downton Abbey'?

-Yo no he visto 'Downton Abbey', la verdad, porque tengo poco tiempo y consumo poca televisión. Sí que oído decir a gente que nos podemos asemejar, pero si nos parecemos a una serie con tantos capítulos hechos, con tanta audiencia y tan preciosísimos, pues benditas sean las comparaciones.

-También aparece en 'Machos Alfa'. ¿Qué tal la experiencia en la comedia?

-Me ha encantado, me he reído a carcajada limpia como no hacía tiempo. Fue muy divertida rodarla, además con Gorka Otxoa, que ya lo tenemos como contrato el grabar juntos, porque también hemos hecho teatro (risas). Nos falta 'La Promesa'.

-Está haciendo teatro también, junto a esta serie diaria. ¿Cuándo le da tiempo a estudiar sus personajes?

-En casa no estudio. Todavía no sé cómo lo hago. Estudio en los viajes de ida y vuelta a casa, porque cuando eres madre no te queda otra cosa. O por ejemplo a la hora de la comida, pues como solo media hora y el resto a estudiar. Cuando acuesto a las niñas también, pues con el móvil bajo de luz leyendo el guion. Mi condición para hacer una serie diaria es tener la mente despierta y activa para poder estudiar sin sacarle mucho tiempo a mi vida diaria.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios