Los reyes Felipe y Letizia, junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía, departen con el medallista olimpico Joan Cardona este sábado en Palma. / efe

Los reyes se despiden de la regata con medalla

La Familia Real visitó este sábado el Club Náutico de Palma para homenajear a Joan Cardona, bronce en Tokio en la clase Finn

ARANTZA FURUNDARENA Palma

La 39 Copa del Rey Mapfre de Vela comenzó este sábado su última jornada con sorpresa: la visita inesperada de la Reina y sus hijas al Náutico. Doña Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía acompañaron al rey antes de que embarcara en el Aifos y participaron en un caluroso homenaje a Joan Cardona, el primer regatista del Real Club Náutico de Palma con medalla olímpica. Tan impresionada estaba la reina con el bronce de Cardona en la clase Finn que no dudó en agarrar la medalla que el deportista llevaba colgada al cuello y sostenerla entre sus manos sopesando su valor... «Y lo que cuesta ganarla», replicó él sonriendo.

La visita de Letizia y sus hijas al Club Náutico de Palma, recinto que no pisaban desde 2019, no figuraba en la agenda oficial. El departamento de comunicación de la Casa Real no considera necesario anunciar lo que denomina actos privados de los Reyes en Mallorca y se limitan a lanzar pistas o sugerencias entre sus periodistas de confianza...El viernes por la noche se rumoreaba que el sábado podría haber una aparición. «¿Avistamiento de ovnis», preguntó con retranca un curtido periodista, harto de la falta de transparencia.

Al final, la sangre no llegó al río porque la presencia de los reyes en el Náutico dio abundante material gráfico, incluido un traspiés de doña Letizia cuando se alejaba del club con sus hijas y un relieve en el asfalto, que ella señaló inmediatamente con un dedo acusador, estuvo a punto de provocarle una caída.

Los Reyes llegaron al Náutico de Palma a las once de la mañana para el acto de homenaje a Joan Cardona, bronce olímpico a sus 23 años. Sus compañeros de club le hicieron un pasillo y le ovacionaron. «En la final sentí vuestro aliento», les correspondió el deportista. Emerico Fuster, presidente del RCNP y Javier Sanz, expresidente, le entregaron una placa conmemorativa ante una pantalla gigante con Cardona de niño navegando en Mahón, donde hizo sus primeros bordos, antes de trasladarse a Mallorca para terminar su formación.

Para los Reyes, que despidieron a los deportistas españoles antes de su viaje a Tokio, era el primer contacto con un medallista de estos Juegos. Cardona chocó el puño con cada miembro de la Familia Real a modo de saludo. Desveló luego que el Rey le comentó que entendía muy bien la presión que soportó en la final y que quiso conocer de primera mano cómo es la experiencia de vivir unos Juegos sin público.

Don Felipe, cuarto

Tras el acto, la reina, con un vestido maxi de rayas anudado a la cintura y las mismas alpargatas ibicencas que llevó en su visita a Lluc, Leonor, con un minivestido de flores muy vaporoso que la obligó a estar pendiente del viento, y Sofía, con un buzo de pantalón corto y lazada a la cintura, muy similar al que lució en Lluc pero en tono verdoso, despidieron al rey junto al Aifos. Antes de hacerse a la mar, Felipe les dio un beso a cada una. Leonor, muy cariñosa con su padre, le susurró al oído: «Suerte, papá». El Aifos quedó cuarto en la clasificación general dentro de la clase BMW ORC 1.

Doña Letizia y sus hijas abandonaron el Náutico a pie para facilitar el trabajo a los fotógrafos. Hubo una estampa entrañable cuando, ya de espaldas camino de la salida, Leonor agarró por la cintura a su madre y esta reposó su cabeza en el hombro de su hija. Los Reyes permanecerán en Palma hasta 12 de agosto. Este sábado se ganaron como mínimo un bronce ante la prensa.