Picasso, el perro abandonado por su cara desfigurada que triunfa en las redes

Instagram ha hecho que el animal, cuya mandíbula va hacia un lado y su nariz al otro, reciba numerosas muestras de cariño.

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Picasso nació en Porterville, California y no pudo ser vendido por el criador de perros que lo cuidaba debido a una deformidad. Su hermano Pablo tampoco encontró un hogar y ambos fueron a dar a un hogar de animales.

El centro Porterville Animal Shelter se hizo cargo de ambos y, luego de un tiempo, estaban destinados a la inyección letal. Pero su suerte cambió por completo.

Shannon Corbit, una voluntaria del refugio Luvable Dog Rescue los vio y quedó maravillada con Picasso quien, a pesar de tener deformada la cara (su mandíbula va hacía un lado y su nariz al otro), decidió hacer algo por ambos canes y llamó a Liesl Wilhardt directora de Luvable Dog Rescue.

«Le pregunté si tenía algún perro con necesidades especiales, porque pensé que podríamos llevarnos alguno», explicó Wilhardt al Huffington Post, a lo que Shannon respondió: «'Sí, hay un perro con una deformidad facial'. Y entonces me enamoré», dice Liesl.

Picasso es completamente normal a sus 10 meses, excepto por su deformidad, la que no le impide comer pero si «es un poco desastre» explica Liesl a la hora de alimentarse o tomar agua. Él y su hermano ahora viven en el refugio y los especialistas estudian extraerle un diente a Picasso para mejorar su aspecto.