Peelings, ¿son los adecuados?

Dependiendo de la profundidad de los daños que presente la piel se aplicará un peeling más superficial o uno más profundo o incluso quirúrgico cuando el fotoenvejecimiento se encuentre en un grado medio alto, así como para eliminar arrugas muy marcadas, acné en estado cicatricial y pigmentación circunscrita», comenta Raquel García.

EFE / MADRID

La especialista menciona el peeling de fenol, que llega a un nivel más profundo de la piel «por lo que la renovación celular es mayor y sus efectos son visiblemente más rápidos y patentes». Y aconseja el peeling de ácido láctico que contiene una acción hidratante, especialmente recomendado para pieles sensibles, finas y secas.

La esteticista Maribel Yébenes apuesta por el tratamiento Reset, para lograr «esplendor» e hidratación en profundidad. El tratamiento tiene su base en una tecnología que limpia, en profundidad, exfolia y refina la piel mediante un cabezal que realiza su trabajo de manera efectiva y placentera para el rostro. El segundo paso es un biopeeling herbal para desprender la capa más superficial y queratinizada de la piel con lo que restablece el equilibrio ácido en la piel, para después aportar altas dosis de complejos multivitamínicos antioxidantes, además de elementos reafimantes y ácido hialurónico.

La crema Cell Radiance de Kosé con extracto de arroz rico en aminoácidos y péptidos consigue pieles radiantes y redensificadas.

Provoca «una piel más tonificada, con un incremento de la suavidad y se consigue una textura más flexible y perfecta para protegerla de los rayos UV», comentan desde la firma. En su fórmula contiene extracto de hoja de perilla de potente actividad antioxidante, además de extracto de té verde que previene la oxidación y proporciona hidratación y extracto de raíz de jengibre que estimula la circulación sanguínea.

La dermatóloga Constanza Bahillo, perteneciente a la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), recomienda que para mantener una piel saludable todo el año, en otoño e invierno también es recomendable seguir utilizando protección solar, además de cremas con alto porcentaje de principios activos renovadores para frenar el fotoenvejecimiento, como el renitol y los antioxidantes como por ejemplo la vitamina C. Una vez que desaparece el bronceado es el momento de recurrir a «tratamientos médicos, como el láser y los peelings, para eliminar las manchas o frenar el envejecimiento», concluye la doctora Constanza Bahillo.