Imagen de la exposición en la antigua embajada del Reino Unido. / CARTIER

Cartier refuerza su vínculo con España

La firma realiza por primera vez en Madrid la presentación internacional de su nueva colección de alta joyería

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

El vínculo de Cartier con España se remonta a 1904, cuando Alfonso XIII concedió a la firma de joyería una orden real como proveedor oficial. Los archivos de la casa francesa contienen una fotografía de 1920 de una tiara realizada por encargo del Rey para su esposa, la reina Victoria Eugenia, apodada la reina joya por su excepcional colección de piezas. Entre ellas también estaba un brazalete formado por catorce perlas rosáceas iridiscentes en una base de diamantes. Diseñada por Cartier a finales de la década de los 20 por encargo de la Reina, es considerada una de las piezas más importantes creadas de la época.

Curiosamente, ninguna de las dos magníficas joyas estaban entre las denominadas 'de pasar' que Victoria Eugenia legó a sus sucesoras. El brazalete fue vendido en 2012 en una subasta de Sotheby's en Suiza por 2,71 millones de euros, mientras que la tiara Cartier, cuajada de brillantes y perlas, fue rescatada por don Juan Carlos en los 80 y, desde entonces, ha sido lucida en numerosas ocasiones por doña Sofía, que se la prestó a la infanta Cristina en la boda de otra Victoria, la de Suecia, provocando numerosas críticas al considerarse una joya exclusiva de las reinas.

El collar con forma de serpiente encargado para la actriz María Félix se pudo ver en la exposición. / Cartier

Desde la coronación de Felipe VI en 2014, la reina Letizia gusta de usar las pulseras gemelas, que originalmente formaban una tiara de Cartier que Victoria Eugenia se encargó de transformar. Sin embargo, la tiara Cartier no la estrenó hasta abril de 2018 para una cena de gala con el presidente de Portugal. Dos años antes, Cartier llevó a cabo una maravillosa exposición en el Museo Thyssen-Bornemisza con más de 400 piezas de su colección que nunca antes se habían podido apreciar juntas. Sin embargo, no ha sido hasta este año cuando la firma francesa ha realizado por primera vez en su historia una presentación internacional en España de una de sus colecciones de alta joyería. Una celebración que durante varios días ha otorgado de un brillo inigualable al corazón de la ciudad, con el punto de partida en los jardines del Palacio de Liria. La propiedad perteneciente a la Casa de Alba se convirtió en el privilegiado enclave para mostrar a sus clientes las nuevas alhajas, de las que el ducado tiene a título privado y a buen recaudo las suyas propias.

Tras abrir boca en palacio, donde Cartier se siente como en casa, el centenar de majestuosas joyas de la nueva colección se trasladadó a la antigua embajada británica para formar parte de una exposición, en la que también tuvieron cabida una selección de piezas de alta joyería y alta relojería, algunas de ellas pertenecientes a su archivo.

Collar Apatura, de la nueva colección de alta joyería de Cartier, 'Bellezas del mundo'. / Cartier

'Bellezas del mundo' está formada por joyas creadas bajo los cuatro preceptos artísticos de la casa desde sus inicios: la pureza de la línea, la precisión de la forma, la exactitud de las proporciones y la belleza de los detalles que normalmente se esconden, pero que en Cartier se potencian. Uno de los mejores ejemplos es el collar Apatura, realizado en platino con tres ópalos australianos -muy difíciles de conseguir-, con un total de 22,08 kilates, enmarcados por motivos geométricos de diamantes y cuentas de zafiro azul en un tono en consonancia con los fulgores del ópalo, consiguiendo una suerte de suntuosa ala de mariposa. Un efecto tan impresionante como el que consiguen con diamantes y zafiros para recrear el pelaje moteado de la pantera, uno de los símbolos incontestables de Cartier. Testimonio de hasta qué punto la firma es capaz de admirar la belleza para luego embellecerla.