Kate Middleton / Reuters

Kate Middleton, el mejor apoyo de su hermano James en sus momentos más difíciles

La duquesa de Cambridge no dudó en acompañarlo a su terapia contra la depresión

JOAQUINA DUEÑAS Madrid

Mientras el cisma entre los hijos del príncipe Carlos, William y Harry, no parece terminar de cerrarse, Kate Middlenton mantiene una excelente relación con su hermano James. De hecho, siempre ha sido uno de sus mayores apoyos. Ha sido el propio James quien no ha dudado en destacar lo importante que fue para él el respaldo de su hermana mientras luchaba contra la depresión. En una entrevista ofrecida al diario The Telegraph, el cuñado de William volvió a poner sobre la mesa la importancia de la salud mental y explicó como la duquesa de Cambridge le había acompañado durante su tratamiento para poder comprender el duro trance por el que estaba pasando.

Según detalló, su familia estuvo en todo momento a su lado, pero no solo ofreciéndole su compresión y cariño, sino participando en las sesiones de terapia. Tal como ha relatado, le preguntaron qué podían hacer y «lo único que pudieron hacer fue asistir a algunas sesiones de terapia para comenzar a comprender». Gracias a esto, pudieron tratar de ponerse en su lugar y entender, al menos en parte, como se sentía y cómo funcionaban sus pensamientos. El próximo 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, y este tipo de confesiones por parte de reconocidas personalidades o de miembros de familias relevantes favorecen la eliminación del estigma que suele acompañar a este tipo de dolencias.

En este caso, James aseguró que antes de comenzar con la terapia, había tenido pensamientos suicidas aunque por entonces, una de sus principales preocupaciones era saber cómo poder disimular lo que le pasaba ante su familia. Era 2016 cuando James Middleton comenzó a sufrir depresión en silencio y a vivir episodios de estrés y ansiedad. Un año después, con su salud mental bastante más deteriorada llegó a la conclusión de que necesitaba ayuda urgentemente. Fueron las sesiones de terapia las que revelaron que Middleton arrastraba desde niño problemas de dislexia y un Trastorno de Déficit de Atención (TDA). Estos dos diagnósticos explicaban los problemas que siendo pequeño había tenido con la lectura, la escritura y con las matemáticas. Unas dificultades que le habían provocado una gran frustración.

A principios de año, la cuñada de su hermana, Meghan Markle hacía una confesión similar. Según decía la esposa de Harry en una entrevista a la periodista estadounidense Oprah Winfrey, pensó en suicidarse mientras estaba embarazada de su primer hijo. «Me daba vergüenza admitirlo ante Harry, pero sabía que, si no decía nada, lo acabaría haciendo. Simplemente no quería seguir viviendo», aseguraba en aquella polémica intervención.

En mayo era el propio Harry quien hablaba como nunca de sus ataques de pánico y de cómo había necesitado ayuda profesional para poder seguir adelante con su vida y lo hacía en un documental creado junto a su amiga Oprah con el título 'The me yo can't see' (Lo que no ves de mí) que abundaba sobre la salud mental junto a otros rostros conocidos como Lady Gaga. «La terapia me ha preparado para poder afrontar cualquier cosa», explicaba. «Tomar la decisión de recibir ayuda no es un signo de debilidad. En el mundo actual, más que nunca, es un signo de fuerza», defendía.

Otro de los grandes beneficios de que se hagan públicas estas situaciones es que las personas afectadas por problemas similares pueden ver que existe salida con la ayuda adecuada. De hecho, los duques de Sussex han comenzado una nueva vida en Estados Unidos con sus dos hijos mientras que James Middleton contrajo matrimonio recientemente con Alizée Thevenet y hemos podido ver algunas de las fotografías del enlace en las que marido y mujer lucen grandes sonrisas.