Britney Spears. / e. c.

Jamie Spears demanda a su hija Britney por difamación

Los abogados hablan de «acusaciones incendiarias» en las publicaciones de Instagram de la princesa del pop

JOAQUINA DUEÑAS

Britney Spears y su padre, Jamie, continúan enzarzados en varios litigios. Lo último es que el progenitor de la estrella del pop quiere que dé la cara por las declaraciones que ha hecho en las redes sociales sobre su persona y por las confesiones que está preparando en sus memorias. Así, ha decidido demandarla por difamación, algo que nos suena ya que es el mismo delito del que se acusaban mutuamente Johnny Depp y Amber Heard. No sabemos si este proceso se convertirá en otro gran espectáculo como sucedió con el de los actores.

En la demanda, el abogado de Jamie, Alex Wingarte, asegura que la artista ha llevado a cabo una campaña de difamación en Instagram y considera que va a seguir haciéndolo en sus memorias por las que la artista ya ha percibido quince millones de dólares. En este sentido, asegura que «sigue publicando contenido en las redes sociales que contienen acusaciones incendiarias acerca de varios asuntos».

Entre las acusaciones de la cantante contra su padre están que fue obligada a dar ocho tubos de sangre para recibir asistencia médica, que no tenía acceso a analgésicos o que le retiró el carnet de conducir. Afirmaciones de las que el padre de la intérprete de 'Toxic' quiere que se retracte.

Además, argumentan que «no hay base legal» para que Britney no acuda a testificar parapetándose en que el interrogatorio puede abordar cuestiones «emocionalmente difíciles» ya que ella ha sido quien ha hablado de esos temas en las redes sociales durante los últimos meses. Así, consideran que la cantante «tiene el conocimiento sobre sus acusaciones y cuenta con los documentos» que lo sustenten, o bien «no tiene ese conocimiento y simplemente cree que puede decir lo que quiera en el tribunal y en las redes sociales independientemente de si sus acusaciones son ciertas».

Tras conocer la demanda, el abogado de Britney, Matthew Rosengart, ha asegurado que «el señor Spears continúa deshonrándose, especialmente tras estas declaraciones tontas y desacertadas, que están plagadas de errores y falsedades, como él mismo sabe».

Hace tiempo que la princesa del pop no tiene relación con su familia, de hecho, no invitó a ninguno de los miembros a su reciente boda con Sam Asghari. Sin embargo, parece que, a pesar de intentar alejarse lo más posible, no va a poder desentenderse totalmente de su progenitor mientras no finalicen todos los procesos legales abiertos.

Mientras tanto, Britney ha desactivado su cuenta de Instagram, algo que ya ha hecho en ocasiones anteriores, y no ha ofrecido ninguna reacción respecto a la demanda por difamación de su padre. Tras su boda, ha comenzado su nueva vida con una mudanza al que será su nuevo hogar, una mansión en un exclusivo barrio de California, según ha descubierto TMZ, que ha publicado unas imágenes que muestran camiones de mudanza en su residencia actual en Thousand Oaks, donde celebró su enlace.