Meghan Markle. / RC

Isabel II y el príncipe Carlos felicitan a los duques de Sussex por su embarazo

La pareja ha anunciado que tendrán a su segundo hijo este año

JOAQUINA DUEÑAS Madrid

Los duques de Sussex han anunciado que están esperando su segundo hijo que será el octavo en la línea de sucesión al trono británico. Ante esta buena noticia, la familia real británica ha emitido un comunicado desde el palacio de Buckingham en el que felicitan a la pareja por su nuevo embarazo: «Su Majestad, el Duque de Edimburgo, el príncipe de Gales y toda la Familia Real está encantada y les desea lo mejor». Un breve mensaje con el que han querido hacer pública su alegría ante la futura llegada del que será el décimo bisnieto de Isabel II, después de que la semana pasada naciera el bebé de Eugenia de York y Jack Brooksbank, primer nieto del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, y a la espera de dar la bienvenida al tercer hijo de Zara Tindall, hija de la princesa Ana, y Mike Tindall.

La pareja dio la noticia con una romántica imagen en blanco y negro, tomada por su buen amigo y fotógrafo Misan Harriman, con Meghan tumbada en el césped, reposando su cabeza sobre la pierna de Harry. Los dos se miran sonrientes mientras él le acaricia la cabeza a ella. El anuncio esconde también un homenaje a la memoria de Lady Di ya que ella también dio la noticia de su segundo embarazo un 13 de febrero, con objeto de que se publicara el día de San Valentín, misma fecha elegida por Harry y Meghan, 37 años después. Antes de hacerlo público, según indica la revista Hello, la pareja informó a sus familiares más allegados, incluida la madre de ella, Doria Ragland.

A finales de noviembre Meghan Markle publicó un artículo en el New York Times en el que revelaba que en el verano de 2020 había sufrido un aborto espontáneo. Un texto conmovedor en el que describía cómo había sido ese momento y qué había significado para ella. Ahora, apenas tres meses después de esa confesión, la pareja ha dado la buena nueva de que el pequeño Archie, que cumplirá dos años en mayo, se convertirá en hermano mayor. Algo que se venía rumoreando desde que el pasado octubre se retrasara el juicio que la duquesa tiene contra los tabloides británicos por publicar una carta que ella había escrito a su padre. La vista estaba programada para el once de enero de este año y se retrasó hasta otoño. Este cambio de fecha a petición de ella fue el primer indicio de que podía estar embarazada.

La pareja vive actualmente en California, después de renunciar a su papel como miembros de la familia real británica, trabajando en los proyectos de su fundación Archewell. Allí está previsto que nazca este bebé que, de ser así, se convertiría en el primer bisnieto de la reina Isable II en nacer fuera del Reino Unido.