Amal Clooney pide que se ayude a los refugiados: «Yo también soy una»

27/06/2018

Amal Clooney ya era antes de su matrimonio con el actor George Clooney una reconocida abogada internacional especializada en derechos humanos, y en esa lucha ha sabido rentabilizar la repercusión que le ha dado casarse con unos de los actores de Hollywood más reconocidos mundialmente.

Según informó El País en su edición digial, durante su visita a la ciudad canadiense de Toronto junto a su suegro, el veterano periodista Nick Clooney, para participar en Luminato, el festival internacional de arte de la ciudad, la abogada no dudó en defender su compromiso con los refugiados y la necesidad de ayudarles, poniéndose ella misma como ejemplo. «Yo soy una refugiada», dijo alto y claro Amal Clooney durante la charla en el Hal Roy Thomson Hall celebrada el pasado viernes. «Si el gobierno del Reino Unido no me hubiera tendido una mano cuando mi familia escapaba de la guerra en el Líbano, no hubiera podido crecer en un ambiente seguro ni recibir la educación que tengo, ni hacer ninguna de las cosas que he hecho», añadió.

aplausos. El auditorio del recinto, que completó su aforo, aplaudió convencido de la razón de las palabras de la abogada y activista. «Estoy muy agradecida de haber podido entrar a un país que mostró compasión por mí. Ojalá eso estuviera sucediendo en más lugares del mundo», dijo Clooney. Palabras contundentes enmarcadas en un contexto más amplio sobre los problemas mundiales más acuciantes, entre los que Clooney habló de la crisis de los refugiados pero también del movimiento March for our lives, que lucha contra la violencia sexual contra las mujeres y de la libertad de prensa.