Francisco Rivera y Cayetano Rivera, en una exposición homenaje a su padre Paquirri. / EFE

Francisco y Cayetano Rivera esperan recuperar su herencia

En 1992, el juzgado obligó a Isabel Pantoja a darles objetos que eran de su padre pero ella se ha negado a obedecer

PILAR VIDAL

Hace 36 años que el torero Francisco Rivera Paquirri moría en Pozoblanco (Córdoba), pero todavía sus hijos Francisco y Cayetano no han recibido toda la herencia que les corresponde. En el testamento que incluía un libro de reparticiones, el diestro dejó escrito que quería que 26 objetos personales suyos (capotes, trajes de luces, medallas de oro, estoques, muletas y algunas monturas de caballo) fueran a parar a manos de sus hijos, sin saber aún si alguno de ellos seguiría sus pasos.

«Cuando murió mi padre, mi madre le pidió a Isabel Pantoja que nos diera sus cosas. Mi madre la llevó a juicio y ganó. Y justo al día siguiente de la sentencia... la mala suerte del destino... robaron en Cantora», acusó Francisco Rivera en una entrevista.

Se refería el diestro a que Carmina Ordóñez, harta de esperar a Pantoja, le interpuso una demanda en 1990. Dos años más tarde, una sentencia de un juzgado de Alcobendas le daba la razón y obligaba a la tonadillera a devolver estos objetos de valor sentimental para la familia.

Pero un misterioso robo del que la Guardia Civil de Medina Sidonia levantó atestado -aunque Pantoja no ratificó la denuncia- dejó paralizada esta ejecución. Hasta hoy, cuando Kiko Rivera, hijo de la cantante, ha declarado públicamente que esos objetos están en la finca familiar de Cantora y que su madre mintió entonces para no devolverles a sus hermanos la voluntad que su padre dejó en el testamento.

Con esta confesión realizada en directo durante el especial emitido en Telecinco y unas pruebas gráficas que estarían en poder de los hermanos Rivera, el abogado de ambos, Joaquín Moeckel, anunciaba este domingo en directo en el programa 'Viva la vida' que van a solicitar la ejecución civil de la entrega de los objetos, siempre y cuando estos sigan estando en Cantora, tal y como asegura Kiko.

Respecto a poder emprender también acciones por la vía penal por un delito de apropiación indebida, ya no sería viable pues el delito habría prescrito. Aún así el abogado ha querido aconsejar a la tonadillera que no reincida en su conducta. Es decir, que de ser cierto que los objetos aún están en su poder, esta vez si deberá entregarlos y no inventar excusas.

No solo se refiere al invento del robo, sino a un camión anónimo que alguna vez entró en la finca Cantora en plena noche. Dicen que para poner a buen recaudo, durante la estancia de Pantoja en la cárcel, los objetos personales de Paquirri. Esos mismos que la madre de Kiko se niega a entregar. Francisco Rivera le lanzó entonces un dardo envenenado a través de Twitter, que decía: «El que roba, no debería salir de la cárcel hasta devolver lo robado. El que mata o viola... no debería salir de la cárcel nunca». Se ha reabierto una herida familiar que ojalá se pueda cerrar después de tanto tiempo.