Íñigo Onieva. / e. c.

La familia de Onieva, sobrepasada por la presión mediática

Tanto la hermana como la madre han mostrado su disgusto en esta última semana

JOAQUINA DUEÑAS

La ruptura entre Tamara Falcó e Íñigo Onieva y sus especiales circunstancias están dejando otros daños colaterales. Mientras él está desaparecido guardando silencio desde que publicara sus disculpas en redes sociales, su madre, Carolina Molas, terminaba llorando desbordada por la situación cuando era preguntada por los reporteros.

Si en los primeros días no dudaba en responder a los medios apostados a la puerta de su casa, explicando que su hijo y toda la familia estaba muy triste por la situación que estaban atravesando, ahora, se ha visto superada por la presión. Solo dos días después era la hermana del exprometido de la marquesa, la actriz Alejandra Onieva, la que pedía que dejaran de grabar su casa. «Ni yo ni mi familia vamos a hablar», aseguraba.

Mientras, se baraja la posibilidad de que Íñigo decida hacer algún tipo de intervención pública para aclarar su postura después de que Tamara Falcó diera un paso adelante y contara su versión de la historia confirmando su ruptura definitiva.