Los reyes Felipe VI y Letizia, acompañados de la reina Sofía, reciben a los asistentes al acto. / EFE

A falta de reyes, Reyes Maroto

Simpática y accesible, la ministra de Turismo visitó ayer el Náutico de Palma y siguió desde un yate la regata en la que participa el rey Felipe

ARANTZA FURUNDARENA

Tras un frustrante miércoles en el que los reporteros esperaron (más de una hora) en vano la supuesta llegada de doña Letizia y sus hijas al Real Club Náutico de Palma para recibir al rey a pie de muelle, el jueves comenzó con mejores expectativas. Por la mañana, y a falta de reyes (Felipe hacía rato que había zarpado en el Aifos), la que reinó en el Náutico a la hora del 'brunch' fue la ministra Reyes Maroto que, invitada por Mapfre, llegó acompañada por su marido y sus dos hijos y charló distendidamente con curiosos, regatistas y empresarios en la terraza de los 'desayunos VIP' habilitada estos días en el restaurante 'El Náutico'.

La jornada se completó por la noche con la tradicional recepción de los reyes a la sociedad civil balear, que este año se ha celebrado por primera vez en los jardines de Marivent, en lugar del palacio de La Almudaina, su escenario habitual. Y, por si ese cóctel que reunió a unas 500 personas no fuera ya suficiente para ocupar por completo la agenda social mallorquina, a la misma hora (aunque no en el mismo sitio) tuvo lugar la también tradicional 'Cena de Armadores', que congregó en las instalaciones del Náutico a gran parte de los 1.500 regatistas de esta regata que ha apostado por la sostenibilidad. De los 25 vehículos cedidos por el patrocinador BMW, 16 son completamente eléctricos y el resto, híbridos.

Por la noche los reyes recibieron en Marivent a la sociedad civil balear

En la recepción ofrecida anoche en Marivent los reyes estuvieron acompañados por la reina emérita. Entre los invitados al cóctel figuraban las principales autoridades baleares, así como representantes de los Premios Lull y Medallas de Oro de las Illes 2022, representantes del mundo económico y empresarial, así como religioso y personalidades vinculadas al turismo, la ciencia, la cultura, la sanidad y la moda. Los asistentes degustaron sobrasada ecológica, atún picante, gamba roja con arroz, trampó mallorquín, gilda de bacalao y ceviche de marisco.

Pero la mañana de ayer estuvo marcada por la inesperada visita de Reyes Maroto. Vestida con un polo rojo (el color corporativo de su Gobierno), un pantalón tobillero blanco y chanclas doradas, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, de 48 años, llegó al Náutico pasadas las diez y media y fue recibida por el presidente de Mapfre, su anfitrión, y por el presidente del club, que le hicieron entrega del libro conmemorativo del 40 aniversario de la regata, escrito por el periodista Suso Pérez.

Cautela en el puerto

Pronto se cumplirá un año de las polémicas declaraciones de Maroto sobre el volcán de La Palma, cuando al inicio de la erupción afirmó que sería un buen reclamo para el turismo. Ayer, en Palma, fue más cauta... «Uno de los motivos por los que la gente viene a España y a Baleares es sin duda el turismo deportivo y esta Copa del Rey atrae no solo a regatistas sino también a muchos aficionados del deporte de vela», declaró. Era inevitable vincular esas palabras a la pregunta que muchos aficionados se vienen haciendo estos días: ¿Por qué la princesa Leonor y la infanta Sofía no han aprendido a navegar en Mallorca ni muestran un especial interés por este deporte que es tradición en la Familia Real?

La jornada se completó por la noche con la tradicional recepción de los reyes a la sociedad civil balear. / efe

Simpática y accesible, la ministra posó con cuantos le pedían una foto. Comentó que suele visitar Mallorca en verano, que actualmente se aloja con su marido y sus hijos en la localidad de Campos, e incluso le manifestó a Laura Calvo, responsable de comunicación de Flor de Sal d'Es Trenc, su intención de realizar una visita en familia a las salinas, un entorno natural muy apreciado en la isla. Tras intercambiar opiniones sobre turismo de calidad con algunos empresarios mallorquines, Maroto, que aunque nació en tierra de secano (Valladolid) es muy aficionada al deporte náutico, se embarcó junto a sus acompañantes en un yate de la organización para seguir desde el mar la cuarta jornada de una regata en la que el Aifos del rey tiene muchas opciones de llevarse un trofeo en su categoría.