Charlene y Alberto de Mónaco. / Reuters

Charlene de Mónaco vuelve a brillar en la mejor compañía

La princesa y su hija Gabriella han sido las estrellas de los premios de moda de Montecarlo

JOAQUINA DUEÑAS Madrid

La princesa Charlene y su hija de apenas siete años han acudido a los Monte Carlo Fashion Awards, unos galardones que se han entregado en el marco de la Semana de la Moda de Montecarlo, de la que sudafricana es patrona. La mujer del príncipe Alberto ha recuperado la sonrisa junto a la pequeña Gabriella. Las dos lucieron diseños a medida de Terrence Bray creados con telas satinadas, lo que las envolvía en un especial brillo para una noche única que suponía el debut de la hija del príncipe Alberto que por primera vez no aparecía acompañada de su hermano mellizo, Jacques. Era la propia Charlene quien publicaba el momento en sus redes sociales. Unas imágenes en las que se apreciaba el modelo asimétrico con abertura lateral de ella y el vestido también asimétrico, esta vez de flores, de la niña. «Me encantó cada momento preparando a mi princesa para su primer evento oficial. Esperamos con ganas una gran noche en la entrega de premios de la moda», escribía la primera dama monegasca.

También se pronunció sobre su estado de salud: «Estoy más tranquila», dijo, según ha recogido el diario Monaco- Matin. Una delicada salud que le obligó a quedarse durante meses en Sudáfrica cuando viajó a allí para acudir a un compromiso de su fundación contra la caza furtiva de rinocerontes. Durante el tiempo que permaneció allí tuvo que ser intervenida en varias ocasiones y regresó el pasado 8 de noviembre visiblemente desmejorada y mucho más delgada. A pesar de su vuelta a Mónaco, no recuperó su agenda oficial hasta el Domingo de Resurrección, cuando reapareció en el tradicional posado familiar, después de pasar cuatro meses en un centro de rehabilitación en una clínica de los Alpes para recuperarse de su «fatiga general profunda».

Hace apenas unos días, la salud de Charlene volvía a ocupar los titulares después de que la revista sudafricana 'YOU' publicara que había sufrido un grave ataque epiléptico durante su convalecencia en su país natal, provocado por las infecciones de oído y de garganta. Una crisis que obligó a operarla de urgencia a finales del verano de 2021.

Después de abandonar su retiro parece que va recuperando poco a poco la actividad y la sonrisa, si bien se ha visto envuelta en una nueva polémica. La revista francesa 'Voici' publicaba que el regreso de la primera dama habría sido propiciado por la firma de un acuerdo confidencial con su marido por el que el Principado le pagaría «doce millones de euros al año» por sus labores de representación. Así, el matrimonio se mantendría pero solo de cara a la galería, por motivos profesionales. Según relataba la misma publicación, la residencia de la princesa se trasladaría a Suiza mientras que sus hijos se quedarían en Mónaco donde continuarían con su formación.