Britney Spears y Sam Asghari. / foto: Archivo | vídeo: ep

Britney Spears y Sam Asghari pierden el bebé que esperaban

La pareja ha anunciado que siguen con sus planes de ampliar la familia

JOAQUINA DUEÑAS

Desde que Britney Spears consiguió retomar las riendas de su vida parecía que todo eran buenas noticias. Prometida con su actual pareja, Sam Asghari, el anuncio de su embarazo ponía la guinda a unos meses de absoluta felicidad. Sin embargo, la cantante y el modelo han comunicado a través de sus perfiles de redes sociales que han perdido el bebé que estaban esperando. «Este es un momento devastador para cualquier madre y padre», escriben al anunciar que «hemos perdido a nuestro bebé milagro al principio del embarazo».

La pareja reconoce que «quizás debimos esperar para anunciarlo a que estuviera más avanzado (el embarazo)» pero asegura que «estábamos demasiado emocionados por compartir las buenas noticias». A pesar del contratiempo, «nuestro amor mutuo es nuestra fuerza. Seguiremos intentando ampliar la familia», explican en el comunicado conjunto. «Estamos muy agradecidos por vuestro apoyo y pedimos privacidad durante estos difíciles momentos», concluyen.

En su publicación, Britney escribe: «Agradecemos lo que tenemos en el proceso de ampliación de nuestra hermosa familia» y aprovecha para agradecer una vez más al apoyo de amigos y de los millones de seguidores entre los que destaca el comentario de su gran amiga, Paris Hilton. «Estoy tan triste por tu pérdida, hermana. Siempre estoy aquí para ti. Te mando amor», escribe la rica heredera. También le comenta el propio San Asghari que con esperanza dice: «Tendremos pronto un milagro».

Desde el pasado mes de noviembre, Britney, de 40 años, ha puesto punto final a la tutela de su padre, que ha durado trece años. Durante ese tiempo, además de controlar su patrimonio y su vida laboral, también disponían sobre todas las cuestiones relativas a su intimidad. De hecho, la cantante explicó en su declaración ante el juez que tenía un dispositivo intrauterino (DIU) en contra de su voluntad. «Quiero casarme y tener un bebé», aseguraba entonces.

La intérprete de 'Gimme more' es madre de dos chicos adolescentes, Sean Preston y Jayden, de 16 y 15 años, fruto de su matrimonio con el también cantante Kevin Federline. A pesar de los problemas que ha tenido la madre, han procurado tenerlos alejados de la polémica en todo momento. Briteny se ha mostrado muy orgullosa de ellos en más de una ocasión. Los jóvenes han heredado el talento y el amor por la música de sus padres que, aunque se separaron en 2007, han seguido manteniendo una relación cordial por el bien de sus hijos.