Belleza con mayúsculas, Carla y Yeray

18/08/2018

Acaban de proclamarse Miss World y Míster Internacional Las Palmas en una gala celebrada en Santa María de Guía, cumpliendo de esta manera sus respectivos sueños. Ahora quieren seguir adelante y prepararse al máximo para los certámenes nacionales.

Son jóvenes, guapos y tienen algo que no se entrena ni se aprende en clases: unas ganas enormes de triunfar sobre la pasarela. Se trata de Carla Benítez y Yeray Hidalgo, los dos grancanarios que se alzaron en Santa María de Guía con los títulos de Miss World y Míster Internacional Las Palmas y que ahora tendrán el privilegio y la responsabilidad de representar a la provincia en los certámenes nacionales. Pero antes de esa cita, estos dos jóvenes tienen que pasar por un año de preparación tras haber conseguido uno de sus sueños, que no es otro que triunfar sobre la pasarela de la competición provincial.

Carla Benítez González (Las Palmas de Gran Canaria, 26 de noviembre de 1999), a sus 18 años, se preparó a conciencia para este reto aprovechando la experiencia adquirida el año pasado, cuando se decidió a probar fortuna y quedó segunda dama de honor: «El no haber ganado el año pasado fue un aprendizaje enorme. Veía que tenía compañeras que valían mucho y quedar como segunda dama fue bastante importante. Las demás eran mayores que yo y, aunque tenía las cosas claras, todo eso me sirvió para coger más fuerzas», reconoce una chica que dio el paso tras ir a ver el certamen Miss y Míster Guía Joven: «Fui la gala de Guía y allí conocí a Cres del Olmo, al que ya seguía por las redes sociales. En ese momento, se me acercó Alejandro Nieto –Míster España– y me dijo que era muy guapa y que por qué no me presentaba. Ya me gustaba ese mundo y encima, como Alejandro me dio ese ánimo, me inspiró muchísimo y me llenó de ganas. Era un sueño pero no estaba en mis planes porque me veía muy joven, aunque esa primera vez me sirvió como experiencia para este año».

Belleza con mayúsculas, Carla y Yeray

Y así fue, se volvió a presentar y arrasó en el escenario de Santa María de Guía: «En ningún momento me vi como favorita, pero sí con grandes posibilidades de hacer algo importante y llegar lejos. Me considero una persona madura y con las cosas claras y sabía a qué me exponía. Por eso fui más preparada para lo más difícil para mí que era hablar al jurado y al público en el minuto de oro y delante de tanta gente. Reconozco que pasé muchos nervios porque quería cumplir mi sueño y transmitir que tenía cualidades para ello». Aún recuerda como si fuera ayer el momento en el que la nombraron como Miss World Las Palmas: «Tenía la mente en blanco y solo escuchaba al presentador. Nos apretábamos las manos mi compañera y yo de los nervios y los minutos se me pasaron muy lentos. Cuando escuché mi banda, se me saltaron las lágrimas. Llegó el momento en el que todo había dado sus frutos, lo que yo tanto quería y me sentí muy orgullosa de que el jurado hubiese confiado en mí. Ahora quiero darlo todo y demostrar que valgo en el nacional».

Belleza con mayúsculas, Carla y Yeray

La historia de Yeray Hidalgo (Vecindario, 29 de noviembre de 1994) es diferente. Estaba de vacaciones en Italia cuando una amiga lo llamó para que se presentara al certamen: «Me decían que reunía el perfil y comencé a trabajármelo, tanto a nivel físico como en todo lo demás. Hasta me aprendí de memoria la historia del municipio de Guía», exclama sonriendo. Su mayor reto era «hablar en público porque siempre me ha costado, pero cada vez me veo más cómodo», reconoce.

Él se veía «con opciones, pero no lo digo por vanidad, sino porque confío mucho en mis posibilidades. Tengo un físico de deportista y los compañeros me decían que era el favorito. Mantuve los pies en el suelo y todo salió bien». De la final, recuerda que «fue todo increíble porque hasta tres semanas antes no sabía ni que iba a participar. Ahora que he ganado, quiero aprovechar al máximo este escaparate y trabajar duro para intentar hacerme un hueco en el mundo de la moda y prepararme para el nacional», vaticina Yeray, que sostiene que este éxito no se le «va a subir, todo lo contrario, sigo siendo el mismo y quiero disfrutar el momento con mi familia y mi gente. No tengo novia ya que quiero dedicar mi tiempo en evolucionar y seguir trabajando y creciendo en todos los aspectos. Soy muy ambicioso, es casi enfermizo, aunque con los pies en el suelo», comenta el nuevo guapo oficial.

Fotografía: Juan Pedro León.

Estilismo: Brayan Martel.

Maquillaje: Ms Prof. Beauty & Make up.

Peluquería: Magenta Peluqueros.

$!Belleza con mayúsculas, Carla y Yeray