Alberto y Charlene de Mónaco cumplen siete años casados

Alberto y Charlene de Mónaco cumplieron este domingo siete años de casados, dos más de los que apostaban aquellos convencidos de que la pareja se disolvería a los cinco años, plazo mínimo presuntamente fijado, según la prensa francesa, en un acuerdo prematrimonial, según informó El País en su edición digital.

Este acuerdo también contemplaba supuestamente que Charlene debía tener un heredero para el principado. Los mellizos Jacques y Gabriella ya han cumplido los tres años y Charlene sigue en Mónaco.

Y, según asegura en una entrevista con la revista francesa Point de Vue, vive volcada en sus hijos y su trabajo al lado de un marido que se ausenta también mucho por sus múltiples compromisos pero del que se siente «orgullosa» y que la «apoya» en todo lo que emprende. La exnadadora sudafricana, que acaba de cumplir 40 años y que hace seis creó una fundación a su nombre dedicada a sensibilizar a la opinión pública de los peligros del agua y prevenir el ahogamiento de niños enseñándoles a nadar. «En siete años, he tenido dos hijos y he creado una fundación», resume su vida monegasca Charlene, que tampoco permanece ajena a lo que sucede en el mundo. «La posición que ocupo como princesa de Mónaco me ha hecho ser más consciente de lo que pasa a mi alrededor, ser más sensible a los problemas del mundo, que es algo que siento profundamente», asegura en una entrevista en la que no comenta ningún aspecto más de su vida en Mónaco.