Imagen de archivo del presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres. / EFE

Torres reconoce que la inmigración se agravará pese a la diplomacia con Rabat

El presidente canario apunta a otros factores externos. No cree que el violento episodio de Melilla influya en la negociación de las aguas canarias

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

La muerte de más de una veintena de jóvenes en el violento asalto en Melilla prueba nuevamente la necesidad de que los Estado se impliquen en políticas migratorias con una visión poliédrica.

El presidente autonómico, Ángel Víctor Torres defendió este martes en declaraciones a medios que «han sido unas imágenes que no se pueden obviar» y reconoció que el fenómeno se agravará en tanto que continúen factores como la inestabilidad política internacional y o la cronificación de la inflación.

No hubo críticas del también secretario general del PSOE hacia la trágica represión de las autoridades marroquíes por las que un gran número de formaciones han solicitado abrir una investigación. Es la misma tónica de Sánchez, que se resiste a adoptar esa postura tras las recién recuperadas relaciones con Rabat.

«Que se solicite una investigación es absolutamente lícito, pero lo tienen que dilucidar quienes tienen la competencia al respecto», señaló Torres. «Lo que está fuera de duda es que cualquier actuación debe garantizar los Derechos Humanos», enfatizó, partidario de impulsar convenios con los países fronterizos, comot ambién son Mauritania y Senegal.

«Las diásporas son una realidad que se agrava especialmente durante los conflictos bélicos y lo que tenemos que hacer es arbitrar todos los mecanismos necesarios de la diplomacia y la cooperación en los territorios», añadió.

Tensión

El presidente canario no vincula el episodio de Melilla con un posible aumento de la tensión en las negociaciones para delimitar las aguas canarias. Coincide en que el proceso será «largo», tal y como defendió este lunes el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, presente en la reunión del grupo de trabajo en Madrid.

Reconoce Torres que la reactivación del equipo entre los gobiernos de España y Marruecos es «ante todo algo bueno», ya que evita la toma de decisiones unilaterales. También, añadió, porque la presencia de Canarias supone preservar el Estatuto de Autonomía: «cuando Moncloa hace una propuesta, ahí está la voz de Canarias», sentenció el presidente.

CC advierte: «Negociar la mediana es sentarnos en la mesa con ellos»

Los nacionalistas han criticado la ausencia de Canarias en la mesa negociadora con Marruecos sobre la delimitación de las aguas. «Estamos ante un nuevo atropello del Gobierno de Pedro Sánchez. Invitar a las islas a una reunión preparatoria no es participar de las negociaciones con Rabat», han asegurado. «Lo es sentarnos en la mesa con ellos».

De esta manera, CC desconfía de las intenciones del Ejecutivo y asegura que el anuncio no es más que «un paripé que demuestran el poco peso de Torres en las políticas de Estado». Recuerdan que Canarias ya quedó fuera de las reuniones para abordar los flujos migratorios y la seguridad en medio de los movimientos que lleva haciendo el país vecino en la búsqueda de petróleo y gas cerca de las islas.