Semana decisiva para el PP

15/07/2018

Santamaría y Casado afrontan los últimos días de la campaña con serias dudas sobre cómo quedará la votación en el congreso extraordinario. Los candidatos apuran la búsqueda de apoyos entre los dirigentes que respaldaron a Cospedal en la primera ronda. Tejerina y Catalá ya han mostrado públicamente su voto a favor del dirigente que sorprendió quedando segundo.

EFE / Madrid

A seis días para la votación en la que se elegirá al nuevo líder del PP, los dos candidatos, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, afrontan la etapa decisiva para sumar votos de los compromisarios y los buscan, sobre todo, entre los que apoyaron a María Dolores de Cospedal en la primera vuelta.

Aunque Casado confía en sumar en bloque a los principales partidarios de la secretaria general, con cuyo equipo ha asegurado que ya tiene una «estrategia conjunta», son la exministra Isabel García Tejerina y el exministro Rafael Catalá los que, de momento, están haciendo públicamente campaña a su favor. El resto de los exministros que estuvieron con la candidatura de Cospedal, como la de Sanidad Dolors Montserrat y el de Interior, Juan Ignacio Zoido, no han realizado ningún pronunciamiento público.

Por su parte, Sáenz de Santamaría ha adherido a su causa al presidente de la ciudad autónoma de Ceuta, Juan José Vivas, que estuvo con Cospedal en la primera vuelta, y cuenta también con el apoyo de al menos tres barones regionales. Se trata del de Canarias, Asier Antona, así como el de Andalucía, Juanma Moreno, y el del País Vasco, Alfonso Alonso, aunque estos dos últimos ya estuvieron con su candidatura desde el principio.

Otro presidente en liza entre los dos candidatos es el de Madrid, Ángel Garrido, que en la primera vuelta dio su apoyo a Cospedal y ahora ha decidido mantenerse públicamente neutral entre lo que considera «dos formidables candidatos», a los que ha acompañado en varios actos celebrados en la comunidad autónoma.

En la misma línea se mueve el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, uno de los apoyos más deseados por los candidatos ya que, hasta su renuncia a la carrera sucesoria, fue uno de los nombres con más posibilidades de liderar el partido.

Neutrales. Feijóo arropó el pasado miércoles a Casado en un acto en Santiago de Compostela, y el lunes acompañará a Sáenz de Santamaría en Pontevedra, pero de momento mantiene la incógnita sobre quién será su favorito en la votación final.

Eso sí, junto a Casado, se ha pronunciado a favor de decidir en la segunda vuelta, desmarcándose de las numerosas voces que han salido en el partido a reclamar la integración antes en una única lista.

Y es que, más allá de decantarse por esta candidatura de unidad, la mayoría de los presidentes regionales se muestran cautos a la hora de dar su apoyo explícito a uno de los candidatos, y la incógnita se mantiene en varios de los territorios que pueden resultar decisivos en el voto de los compromisarios.

Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Galicia, y Madrid y Castilla-La Mancha pueden ser esas comunidades clave.

La candidatura de Sáenz de Santamaría ganó la primera vuelta en Andalucía, la más representativa en compromisarios, y cuenta allí con el apoyo de Moreno y el vicesecretario sectorial Javier Arenas. Pero el equipo de Casado no da por perdido este feudo, en el que venció Cospedal en tres provincias: Almería, Córdoba y Jaén.

Casado cuenta en Andalucía con el apoyo de la vicepresidenta del Parlamento andaluz y alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, además del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, del presidente del PP de San Fernando, José Loaiza, o del diputado por Cádiz Alfonso Candón, entre otros. En Valencia también ganó Santamaría, aunque una de las provincias -Castellón- fue para Casado. Mientras la presidenta regional, Isabel Bonig, ha instado a respetar la voluntad expresada por los militantes en la primera vuelta. Las otras dos comunidades decisivas, Madrid y Galicia, estarán muy pendientes de la postura de sus presidentes, aunque en la primera de ellas fue donde Casado cosechó una de las grandes victorias entre los militantes.

  • 1

    ¿Le parece urgente la reforma de la Constitución española, después de 40 años en vigor?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados