Borrar
Los 10 sapos que tiene que tragarse Pedro Sánchez

Los 10 sapos que tiene que tragarse Pedro Sánchez

CUMBRE BILATERAL ENTRE los gobiernos de españa y marruecos ·

El Estado español tiene una responsabilidad jurídica, política y moral en el Sahara Occidental al ser su potencia colonial. Nunca ha asumido sus obligaciones ni ha respetado los legítimos derechos del Pueblo Saharaui

Carmelo Ramírez Marrero

Consejero de Solidaridad Internacional del Cabildo de Gran Canaria y presidente de la Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sahara (Fedissah)

Viernes, 3 de febrero 2023, 12:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

El eurodiputado del PSOE, López Aguilar declaró recientemente en relación a la celebración de esta cumbre bilateral que «en las relaciones con Marruecos si hay que tragar sapos, se tragan». Esta afirmación rotunda refleja claramente el comportamiento del Presidente del Gobierno de España y del PSOE en relación a Marruecos. ¿Cuáles son algunos de estos sapos?

Sapo n.º 1.- Reconocimiento unilateral de la soberanía marroquí en el Sahara Occidental.

Ha sido y es el objetivo esencial de Marruecos en sus relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez, como ha reiterado el primer ministro marroquí en todas sus comparecencias. Esto implica no solo otra traición al Pueblo Saharauis, sino una vulneración de la legalidad internacional y las múltiples resoluciones de la ONU que contemplan la celebración de un Referéndum de Autodeterminación al ser un asunto de descolonización inconcluso. Pedro Sánchez hace este ilegal reconocimiento a Marruecos en contra de la voluntad del Congreso de los Diputados de España y sin someterlo a su Gobierno.

Sapo n.º 2.- El Gobierno de España no asume su responsabilidad como potencia colonial en el Sahara Occidental.

El Estado español tiene una responsabilidad jurídica, política y moral en el Sahara Occidental al ser su potencia colonial. Nunca ha asumido sus obligaciones ni ha respetado los legítimos derechos del Pueblo Saharaui. Para mayor gravedad, insignes miembros del PSOE, como Felipe González, Rodríguez Zapatero, José Bono, Moratinos, López Aguilar y otros se muestran muy activos en favor de la violenta ocupación marroquí en el Sahara Occidental, contraviniendo las resoluciones de los congresos del PSOE.

La responsabilidad jurídica de España lo deja muy claro la Resolución de la Audiencia Nacional, en 2014, presidida por el Juez Grande Marlaska.

Sapo n.º 3.- No censurar al Gobierno de Marruecos en su permanente violación de los Derechos Humanos en el Sahara Occidental.

Pedro Sánchez mira para otro lado, mientras el Gobierno de Mohamed VI reprime durísimamente a la población saharaui en los Territorios Ocupados. Detenciones arbitrarias, torturas en las prisiones marroquíes, asesinatos, persecuciones, condenas a cadenas perpetuas en juicios sin las mínimas garantías procesales, como el juicio a los activistas del Gdeim Izik, expulsión del Sahara Occidental a delegaciones de organizaciones defensoras de Derechos Humanos y a representantes institucionales, torturas a activistas saharauis como las que ha sufrido Sultana Hayat y su familia en Bojador, son solo algunos ejemplos que han sido denunciados en el Consejo de Derechos Humanos de Ginebra. Pedro Sánchez se calla todo esto en su visita.

Sapo n.º 4.- Favorecer el expolio de los recursos naturales en el Sahara Occidental por el Gobierno de Mohamed VI.

Pedro Sánchez favorece este expolio que realiza el gobierno marroquí en el Sahara Occidental apoyando acuerdos económicos y pesqueros que Marruecos aplica ilegalmente en el Sahara Occidental y que expolian riquezas como la pesca, los fosfatos, los minerales, los productos agrícolas, etc. Recientes sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en 2019 y 2021 establecen que el «Sahara Occidental no pertenece a la soberanía marroquí y que los recurso naturales y económicos de este territorio son del Pueblo Saharaui». Varios países europeos, entre ellos España, han presentado recursos apoyando el expolio marroquí. Pedro Sánchez se calla estos abusos.

Sapo n.º 5.- Silencio de Pedro Sánchez ante la pretensión del Gobierno de Mohamed VI de ampliar el Mar Territorial en las aguas del Sahara Occidental próximas a Canarias.

Las pretensiones expansionistas marroquíes promoviendo la ampliación del Mar Territorial en las aguas del Sahara Occidental es un elemento de confrontación con Canarias e introduce un factor de inseguridad para Canarias. El Gobierno de Mohamed VI ya ha aprobado dos Leyes que invaden el territorio canario utilizando ilegalmente su ocupación del Sahara Occidental, un territorio sobre el que no tiene reconocida su soberanía ni por la ONU, ni por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, no por la Corte Internacional de Justicia. La debilidad de Pedro Sánchez al no oponerse con firmeza a esta pretensión de Mohamed VI se ve agravada por el reconocimiento ilegal y unilateral de la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental. Ello no contribuye a la tranquilidad de Canarias, teniendo en cuenta los antecedentes y máxime considerando la existencia de minerales y tierras raras en las aguas cercanas a Canarias.

El consejero de Solidaridad Internacional del Cabildo de Gran Canaria, Carmelo Ramírez Marrero. Arcadio Suárez

Sapo n.º 6.- Aceptación sumisa de Pedro Sánchez del chantaje del Gobierno de Mohamed VI en las relaciones bilaterales.

Es inaceptable el chantaje marroquí, que utiliza permanentemente la emigración como factor de negociación, exigiendo contrapartidas inaceptables y abriendo las verjas cuando lo considera oportuno. Utilizar la presión migratoria, la desesperación de millones de africanos que viven en la extrema pobreza no solo es política y moralmente repudiable sino que refleja la crueldad del gobierno de Marruecos para alcanzar sus objetivos. Igualmente es censurable sus pretensiones de soberanía sobre las ciudades de Ceuta y Melilla, cuestión que van a seguir utilizando de manera intermitente.

Sapo n.º 7.- El silencio de Pedro Sánchez ante el supuesto espionaje marroquí accediendo a sus teléfonos móviles.

Ha sido escandalosa la noticia de que por el dispositivo de Pegasus, de creación israelí, se ha accedido a información personal de los teléfonos de Pedro Sánchez y varios ministros del Gobierno de España, así como de periodistas y personas vinculadas a la causa saharaui en España y otros países. ¿Qué información disponen de Pedro Sánchez y sus ministros? ¿Por qué Pedro Sánchez mantiene silencio y se humilla tanto ante el Gobierno de Mohamed VI? Desde el punto de vista de un sistema democrático y de respeto a la legalidad esto es intolerable y constituye una agresión incalificable. Es una evidencia que los servicios de información y de espionaje marroquíes son muy activos en España y en especial en Canarias.

Sapo n.º 8.- La orden de Pedro Sánchez a los eurodiputados españoles del PSOE para votar en contra de la condena en el Parlamento Europeo al Gobierno de Mohamed VI por los casos de corrupción promovidos con el marruecosgate.

La desfachatez del Gobierno de Mohamed VI no tiene límites. El Parlamento Europeo ha sido el escenario que ha puesto al descubierto su 'modus operandi' habitual. Corrupción pura y dura. La compra de voluntades con mucho dinero a eurodiputados para influir en sus votos ha puesto en entredicho la credibilidad de la institución europea en sus relacione con Marruecos (acuerdos económicos, acuerdo de pesca, el tema del Sahara Occidental, el expolio de los recurso económicos, la violación de los Derechos Humanos en el Sahara Occidental, etc.). La reacción contundente del Parlamento Europeo condenando al gobierno de Marruecos por estas prácticas ha sido inmediata. En este contexto Pedro Sánchez ordenó a los eurodiputados del PSOE votar en contra de la condena al Gobierno de Mohamed VI. Algo inexplicable si no es por la adulación que practica a Mohamed VI, sea cual sea el asunto.

Sapo n.º 9.- Ofrecer al Gobierno de Marruecos la cabeza de la anterior Ministra de Asuntos Exteriores Gonzalez Laya por defender el marco de la ONU para la resolución del conflicto del Sahara Occidental.

La sustitución, decretada por Pedro Sánchez, de la anterior ministra de Asuntos Exteriores responde a la exigencia del Gobierno de Mohamed VI al posicionarse en la defensa de la Legalidad Internacional en el conflicto del Sahara Occidental. Es una nueva humillación. El sustituto en la cartera de exteriores recae en Albares, cuyo gran mérito es presentarse como «el gran amigo del Gobierno de Mohamed VI». Es denigrante tener a Albares como titular de Exteriores con una permanente adulación a Mohamed VI y a su gobierno. Es un auténtico monigote al servicio de los intereses marroquíes, repitiendo como un papagayo los argumentos dictados por Marruecos.

Sapo n.º 10.- Aceptar la humillación de la ausencia de Mohamed VI en esta cumbre, porque estaba de vacaciones en Gabón.

Es increíble que Pedro Sánchez haya aceptado esta reunión, con la ausencia de Mohamed VI, después de llevar varios años preparando esta cumbre bilateral. Es una humillación no sólo a su persona sino a lo que representa, que es al pueblo español. Son muchas bajadas de pantalones y muchos desplantes y pocos resultados prácticos en lo referente a los intereses de ambos países. Lo único claro y preciso es la traición al Pueblo Saharaui que Pedro Sánchez oculta en sus declaraciones, pero que el primer ministro marroquí se encarga de recordarlo en cada comparecencia.

Cabe preguntarse

¿Qué razones ocultas existen para que Pedro Sánchez acepte este tipo de relación con el Gobierno de Marruecos que no sólo es una humillación para él, sino también para el Gobierno de España y las altas Instituciones del Estado sin consensuarlo con nadie? ¿Imposición de la OTAN? ¿Presión de EEUU e Israel? ¿Corrupción? ¿Información delicada obtenida a través del espionaje?

En cualquier caso, nada justifica esta nueva traición al Pueblo Saharaui que lleva más de 50 años esperando que se cumpla La Legalidad Internacional y se respeten sus legítimos derechos, reconocidos en múltiples resoluciones de Naciones Unidas, a poder celebrar un Referendum de Autodeterminación y acceder a la Independencia en el territorio del Sahara Occidental. Y lo más triste de esta vergonzosa situación es que lo protagonice un presidente socialista y un partido con más de 140 años defendiendo supuestamente las ideas de Justicia, Solidaridad y Progreso Social.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios